Y SIGUEN LAS BROMAS DE, DE LOS COBOS