Y las rentas después del sismo, se tiene pavor a las alturas