¡ Vive alegre !

Al levantarte cada mañana di “Hoy saldré con alegría”. ¡Esto cambiará tu actitud! En términos generales, existen tres clases de personas: 1) Quienes se sienten mal por sentirse bien. Creen que no deberían ser felices, sino sólo cumplidores de sus deberes. 2) Los “aguafiestas”, a quienes les fastidia tu alegría. 3) Los que te levantan el ánimo y te infunden vida. Es verdad que la Biblia dice que los creyentes deben ser distintos a los no creyentes. Pero no negativamente diferentes, sino positivamente diferentes. A menos que te propongas caminar en el gozo del Señor encontrarás muchas formas negativas de distinguirte de los no creyentes. Escribe Pablo: “Alegraos siempre en el Señor…”

Si piensas que eso era fácil para el apóstol porque no tenía muchos problemas,te equivocas. Cuando escribió estas palabras estaba en la cárcel y sin perspectivas de salir. Para él la alegría fue una decisión no una reacción a las circunstancias. ¿Cómo pudo Pablo estar alegre en la prisión?.Porque entendió que el verdadero gozo viene de dedicarse a algo muy superior a tu bienestar particular. La Biblia afirma que “el gozo del Señor es (nuestra) fortaleza” El verdadero gozo requiere tres cosas: a) Decidir conscientemente centrarte en las bondades de Dios a diario. b) Entender que el gozo produce fortaleza, lo que explica por qué tu sentimiento de felicidad es el primer blanco del diablo: al perder tu alegría, pierdes tu fortaleza y él gana. Entonces, ¡vive alegre!.