Un día como hoy en la historia

Muere José Marti en Dos Ríos
José Martí
(1853-1895)
.
Patriota y escritor cubano, apóstol de la independencia de Cuba, última colonia española
en América. El hecho de haber muerto en la batalla lo transformó en el mártir de las
aspiraciones cubanas a la independencia.
.
Nació en el seno de una modesta familia española en la Habana, el 28 de enero de 1853,
donde recibió su educación primaria. Fue discípulo de Mendive y de Luz y Caballero. A
los 16 años por sus ideas revolucionarias fue condenado a seis años de prisión. Con la
salud quebrantada, fue indultado y confinado en la isla de Pinos. Deportado a España en
1871, publicó El presidio político en Cuba, el primero de muchos folletos que abogaban
por la independencia cubana de España y La República Española ante la Revolución
Cubana. Terminó su educación en la Universidad de Zaragoza; donde en 1874 se licenció
en Derecho y Filosofía y Letras. Años más tarde, vivió su destierro en Francia, en 1875
se trasladó a México donde se casó con Carmen Zayas Bazán, y en 1877 fue a
Guatemala, donde enseñó por un tiempo en la Universidad Nacional.
.
Volvió a Cuba en 1878 pero fue desterrado nuevamente en 1879 por sus continuas
actividades revolucionarias.
.
Se trasladó a EE.UU. donde vivió entre 1881 y 1895 en Nueva York, ejerció el
periodismo y fundó en 1892 el Partido Revolucionario Cubano, del que fue elegido
delegado para la organización de la lucha independentista. Fue ese año cuando fundó su
diario, “Patria”.
.
En 1895 en la isla de Santo Domingo redactó el Manifiesto de Montecristi, en el que
predicó la guerra sin odio, y que firmó con Máximo General Gómez y Baez, el héroe de la
independencia cubana. Desembarcó con éste en Playitas, en el este de Cuba, donde
murió un mes más tarde, el 19 de mayo de 1895, durante una escaramuza con tropas
españoles en Dos Ríos.
.
Como escritor Martí fue un precursor del modernismo iberoamericano. Sus escrituras
incluyen numerosos poemas, “Ismaelillo” (1882), “Versos sencillos” (1891) y “Versos
libres” (1892), la novela “Amistad funesta” (1885) y ensayos.
.
En 1889 fundó y dirigió la revista para niños “La edad de oro” donde publicó un texto
sobre San Martín.
.
Se destacó por su estilo fluido, simple y su vívidas imágenes personales. Sus Obras
Completas, formadas por 73 volúmenes, se publicaron desde 1936 a 1953.

2 Me gusta

Un personaje histórico

1 le gusta

Amiga Kubi, gracias por recordar en este tema la fecha de la caida del MAESTRO…Yo aunque no soy cubano me considero " Martiano" como mi nana, quien me inculco el amor por la literatura y sobre todo la de Marti…En nuestras lecciones de Espaniol siempre estuvo presente su obra…Para mi es uno de los escritores mas relevantes, no solo de la literatura hispana, sino tambien la universal. Su vasta obra es un legado de valor extraordinario. Amo tanto su poesia como su prosa, su exquisita narrativa donde la palabra es tan elocuente como poetica y a la vez intensa. La Edad de Oro es una joya…No se si sabes que el fue quien tradujo al idioma Espaniol la novela RAMONA, que fue escrita por la poetisa y escritora norteamericana Hellen Hunt Jackson… Uno de mis poemas favoritos de siempre es “Yugo y Estrella”…Otra vez gracias por este tema de recordatorio…!

YUGO Y ESTRELLA

Cuando nací, sin sol, mi madre dijo:
“Flor de mi seno, Homagno generoso,
De mí y de la Creación suma y reflejo,
Pez que en ave y corcel y hombre se torna,
Mira estas dos, que con dolor te brindo,
Insignias de la vida: ve y escoge.
Este, es un yugo: quien lo acepta, goza.
Hace de manso buey, y como presta
Servicio a los señores, duerme en paja
Caliente, y tiene rica y ancha avena.
Esta, oh misterio que de mí naciste
Cual la cumbre nació de la montaña,
Esta, que alumbra y mata, es una estrella.
Como que riega luz, los pecadores
Huyen de quien la lleva, y en la vida,
Cual un monstruo de crímenes cargado,
Todo el que lleva luz se queda solo.
Pero el hombre que al buey sin pena imita,
Buey torna a ser, y en apagado bruto
La escala universal de nuevo empieza.
El que la estrella sin temor se ciñe,
Como que crea, icrece!
Cuando al mundo
De su copa el licor vació ya el vivo;
Cuando, para manjar de la sangrienta
Fiesta humana, sacó contento y grave
Su propio corazón; cuando a los vientos
De Norte y Sur vertió su voz sagrada,
La estrella como un manto, en luz lo envuelve,
Se enciende, como a fiesta, el aire claro,
Y el vivo que a vivir no tuvo miedo,
Se oye que un paso más sube en la sombra.”

  • Dame el yugo, oh mi madre, de manera
    Que puesto en él de pie, luzca en mi frente
    Mejor la estrella que ilumina y mata.
1 le gusta

Asi Es amiguita tv​:wink: Saludos :grinning:

1 le gusta

LOS ZAPATICOS DE ROSA

Hay sol bueno y mar de espumas,
Y arena fina, y Pilar
Quiere salir a estrenar
Su sombrerito de pluma.

“¡Vaya la niña divina!”
Dice el padre, y le da un beso,
“Vaya mi pájaro preso
A buscarme arena fina!”.

“Yo voy con mi niña hermosa”,
Le dijo la madre buena:
“¡No te manches en la arena
Los zapaticos de rosa!”

Fueron las dos al jardín
Por la calle del laurel:
La madre cogió un clavel
Y Pilar cogió un jazmín.

Ella va de todo juego,
Con aro, y balde y paleta:
El balde es color violeta,
El aro es color de fuego.

Vienen a verlas pasar,
Nadie quiere verlas ir,
La madre se echa a reír,
Y un viejo se echa a llorar.

El aire fresco despeina
A Pilar, que viene y va
Muy oronda:"¡Dí, mamá!
¿Tú sabes qué cosa es reina?"

Y por si vuelven de noche
De la orilla de la mar,
Para la madre y Pilar
Manda luego el padre el coche.

Está la playa muy linda:
Todo el mundo está en la playa;
Lleva espejuelos el aya
De la francesa Florinda.

Está Alberto, el militar
Que salió en la procesión
Con tricornio y con bastón,
Echando un bote a la mar.

¡Y qué mala, Magdalena
Con tantas cintas y lazos,
A la muñeca sin brazos,
Enterrándola en la arena!

Conversan allá en las sillas,
Sentadas con los señores,
Las señoras, como flores,
Debajo de las sombrillas.

Pero está con estos modos
Tan serios, muy triste el mar:
¡Lo alegre es allá, al doblar,
En la barranca de todos!

Dicen que suenan las olas
Mejor allá en la barranca,
Y que la arena es muy blanca
Donde están las niñas solas.

Pilar corre a su mamá:
“¡Mamá, yo voy a ser buena;
Déjame ir sola a la arena;
Allá, tú me ves, allá!”

“¡Esta niña caprichosa!
No hay tarde que no me enojes:
Anda, pero no te mojes
Los zapaticos de rosa.”

Le llega a los pies la espuma,
Gritan alegres las dos;
Y se va, diciendo adiós,
La del sombrero de pluma.

Se va allá, donde ¡muy lejos!
Las aguas son más salobres,
Donde se sientan los pobres,
Donde se sientan los viejos!

Se fue la niña a jugar,
La espuma blanca bajó,
Y pasó el tiempo, y pasó
Un águila por el mar.

Y cuando el sol se ponía
Detrás de un monte dorado,
Un sombrerito callado
Por las arenas venía.

Trabaja mucho, trabaja,
Para andar: ¿qué es lo que tiene
Pilar que anda así, que viene
Con la cabecita baja?

Bien sabe la madre hermosa
Por qué le cuesta el andar:
–¿Y los zapatos, Pilar,
Los zapaticos de rosa?"

“¡Ah, loca! ¿en dónde estarán?
¡Dí dónde Pilar!” –“Señora”,
Dice una mujer que llora:
“¡Están conmigo, aquí están!”

"Yo tengo una niña enferma
Que llora en el cuarto obscuro,
Y la traigo al aire puro,
A ver el sol, y a que duerma.

"Anoche soñó, soñó
Con el cielo, y oyó un canto,
Me dio miedo, me dio espanto,
Y la traje y se durmió.

"Con sus dos brazos menudos
Estaba como abrazando;
Y yo mirando, mirando
Sus piececitos desnudos.

"Me llego al cuerpo la espuma.
Alcé los ojos, y ví
Está niña frente a mí
Con su sombrero de pluma.

“¡Se parece a los retratos
Tu niña”–dijo:–"¿Es de cera?
¿Quiere jugar? ¡si quisiera!…
¿Y por qué está sin zapatos?

“Mira, ¡la mano le abrasa,
Y tiene los pies tan fríos!
¡Oh, toma, toma los míos,
Yo tengo más en mi casa!”

¡No sé bien, señora hermosa,
Lo que sucedió después:
¡Le ví a mi hijita en los pies
Los zapaticos de rosa!"

Se vio sacar los pañuelos
A una rusa y a una inglesa;
El aya de la francesa
Se quitó los espejuelos.

Abrió la madre los brazos,
Se echó Pilar en su pecho,
Y sacó el traje deshecho,
Sin adornos y sin lazos.

Todo lo quiere saber
De la enferma la señora:
¡No quiere saber que llora
De pobreza una mujer!

“¡Sí, Pilar, dáselo! ¡y eso
También! ¡tu manta! ¡tu anillo!”
Y ella le dio su bolsillo,
Le dio el clavel, le dio un beso.

Vuelven calladas de noche
A su casa del jardín;
Y Pilar va en el cojín
De la derecha del coche.

Y dice una mariposa
Que vio desde su rosal
Guardados en un cristal
Los zapaticos de rosa.

1 le gusta

Me encanta amigo Los zapaticos de rosa ahi la pegué :wink: Recordando al maestro :grinning:

1 le gusta

Gracias amiga, es una poesia tan preciosa como triste y con un mensaje belllisimo…! Saludos

1 le gusta

Asi es simplemente Hermoso el mensaje !

     Hijo:
     Espantado de todo me refugio en tí.
     Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura,en la utilidad de la virtud, y en tí.
     Si alguien te dice que estas páginas se parecen a otras páginas, diles que te amo demasiado para profanarte así. Tal como aquí te pinto, tal te han visto mis ojos. Con esos arreos de gala te me has aparecido. Cuando he cesado de verte en una forma, he cesado de pintarte. Esos riachuelos han pasado por mi corazón.
     ¡Lleguen al tuyo!

PRÍNCIPE ENANO
Para un príncipe enano
Se hace esta fiesta.
Tiene guedejas,
Blandas guedejas;
Por sobre el hombro blanco
Luengas le cuelgan.
Sus dos ojos parece
Estrellas negras:
¡Vuelan, brillan, palpitan ,
Relampaguean!
El para mí es corona,
Almohada, espuela.
Mi mano, que así embrida
Potros y hienas,
Va, mansa y obediente,
Donde él la lleva.
Si el ceño frunce, temo;
Si se me queja,–
Cual de mujer, mi rostro
Nieve se trueca:
Su sangre, pues, anima
Mis flacas venas:
¡Con su gozo mi sangre
Se hincha, o se seca!
Para un príncipe enano
Se hace esta fiesta.

¡Venga mi caballero
Por esta senda!
¡Entrese mi tirano
Por esta cueva!
Tal es, cuando a mis ojos
Su imagen llega,
Cual si en lóbrego antro
Pálida estrella,
Con fulgor de ópalo
Todo vistiera.
Su paso la sombra
Matices muestra,
Como al sol que las hiere
Las nubes negras.
¡Heme ya puesto en armas,
En la pelea!
Quiere el príncipe enano
Que a luchar vuelva:
¡El para mí es corona,
Almohada, espuela!
Y como el sol, quebrando
Las nubes negras,
En banda de colores
La sombra trueca,—
El, al tocarla, borda
En la onda espesa,
Mi onda de batalla
Roja y violeta.
¿Conque mi dueño quiere
Que a vivir vuelva?
¡Venga mi caballero
Por esta senda!
¡Entrese mi tirano
Por esta cueva!
¡Déjeme que la vida
A él, a él ofrezca!
Para un príncipe enano
Se hace esta fiesta.

1 le gusta

La niña de Guatemala

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos;
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda…

Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores…

Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.

Como de bronce candente,
al beso de despedida,
era su frente -¡la frente
que más he amado en mi vida!..

Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador;
nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor.

1 le gusta

Me encanta ese tambien… Ahora me vino a la mente aquel pasaje del Presidio Politico en Cuba donde narra la historia de Lino Figueredo…Lo recuerdas…? Todo lo que escribio el MAESTRO es inmensamente hermoso…!

1 le gusta

Has Ido al presidio? Yo soy de Alli
queda en la isla de la juventud

No amiga, creo que te comente que en un proximo viaje a a Cuba quiero visitar la Isla.

1 le gusta

Tienes que ir a la casa de Jose Martí de alla en la isla queda en el Abra😉

Yo visite la casa natal que es un museo en La Habana…Me referia al presidio politico que sufrio Marti y donde conoce a Lino Figueredo, un ninio que tenia 12 anios y habia sido condenado a prision.

1 le gusta

En la finca El Abra, Isla de la Juventud , José Julián Martí Pérez curó las heridas causadas por las cadenas y el roce de los grilletes durante su prisión en Las Canteras de San Lázaro, en La Habana. En el Abra fecundó ideas y pensamientos.
De las canteras, donde fue obligado realizar trabajos forzados en mil 870, con solo 17 años, viajó a El Abra. En su alma: “El orgullo con que agito estas cadenas valdrá más que todas mis glorias futuras…”
La dedicatoria que Martí inscribió, el 28 de agosto de 1870 para su madre doña Leonor Pérez Cabrera en una fotografía con el traje de presidiario, con grillos al pie, cuando fue destinado a la Primera Brigada con el número 113, contiene el sufrimiento, espíritu y fortaleza moral:
Mírame, madre, y por tu amor no llores:
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas,
Tu mártir corazón llené de espinas,
Piensa que nacen entre espinas flores.
Tiene razón su maestro Rafael Mendive: “Por el dolor se entra a la vida: por la poesía se sale de ella”.Martí 3
Martí llegó a la Isla el 13 de octubre de 1870 con el dolor de los latigazos en la espalda, la sangre viva y las pesadillas del horror, pero en el corazón latía la poesía para mitigar el sufrimiento y alimentar el amor.
Martí 2Acogido por el bondoso catalán José María Sardá, desembarcó con el cuerpo lleno de llagas y los ojos alterados por la cal y el sol sobre las blancas piedras por él cortadas y cargadas.
Ni los 65 días que permaneció en El Abra fueron suficientes para sanar las huellas del dolor físico, pero el Martí, el hombre sufrido e inmenso, mantuvo el vigor del espíritu.
En El Abra respiró el aire puro del monte y observó los colores de la exuberante campiña; escuchó los cantos de los zunzunes y los gallos. Miró con ojos cariñosos una y otra vez a Sardá quien desafiaba la oscuridad con el quinqué en la mano para recibir a algún forastero.
Allí, había arribó por un camino sombreado por frondosos árboles. Se asentó en la primera habitación del segundo cuerpo de la residencia, entre dos montañas, rodeada de maíz, algodón, tabaco y café, cultivos alimentados por un manantial.
Las huellas del joven José Martí siguen en El Abra, en la replica de la casa que amparóa a quien después se convirtió en Héroe, formada por tres cuerpos arquitectónicos independientes que perpetúan los rasgos de las grandes haciendas catalanas.
La luz reflejada por el mármol rosado de los cerros de la Sierra de las Casas, se expande sobre la finca.Martí 4
Y Beatriz Gil Sardá, descendiente de la familia que lo cuidó, siente la presencia del Apóstol: “Porque Martí, sigue ahí, Martí sigue caminando por el lugar, sigue respirando ese aire fresco del lugar y sigue contagiando con sus ideas también El Abra”.
Y al paisaje histórico y de vegetación casi única, lo embellecen también la gigantesca ceiba, testigo silencioso de los días de José Martí en El Abra y el reloj del sol iluminado por el alba, para medir con precisión el tiempo.

Si esa fue donde nació Jose Martí :wink:

Si, alla en las canteras fue donde conocio a Lino.

1 le gusta

Interesante😉

Me encanta esta poesia, pues paso de verdad, esta chava de guatemala se murio de amor, el la engaño, despues de ilusionarla se caso con otra :disappointed:

1 le gusta