Ubíquese, presidente electo, por Federico Salazar

El presidente debe ocuparse de que el Estado cumpla sus funciones, no los encargos de los grupos de interés.

El presidente electo no sabe de qué es presidente. La Constitución dice que es Presidente de la nación. Pedro Pablo Kuczynski cree, sin embargo, que representa a un sindicato en particular, a una empresa en particular o a un inversionista en particular.
No se entiende de otro modo su repentina visita a La Oroya. Ahí propuso a los trabajadores de esa empresa en liquidación marchar hacia el Congreso para pedir una ley con nombre propio.

Es muy loable estar del lado de los trabajadores que sufren el desempleo. La función del Presidente no es, empero, marchar con los trabajadores de una u otra empresa en problemas.

Si se tratara de una marcha en favor de una ley para todos los trabajadores del Perú, quizá se pueda entender tan heterodoxa iniciativa. En este caso, no obstante, se trata de un problema particular de una empresa en particular.

El presidente del Perú no es un gestor de intereses parciales. Así los intereses sean muy nobles y plausibles, no se puede permitir al futuro jefe del Estado adoptar la defensa de esos intereses.

La Presidencia de la República no es una agencia para el lobby. Tampoco lo es para el lobby prosindical. Menos, si cabe, para el lobby empresarial.

Según Marco Arana, acompañó a Kuczynski el señor Michael King, del consorcio Eetac, interesado en comprar Doe Run Perú. Esta información tendrá que descartarse o confirmarse. Sería sumamente grave y absolutamente inaceptable que el presidente electo estuviera tratando de ayudar a unos inversionistas determinados a salvar su opción de compra.

El Presidente tiene que estar absolutamente lejos de cualquier interés parcial, sea este de sindicatos, de empresas que quieren vender o de inversionistas que quieren comprar. En el caso de Kuczynski, el alejamiento tiene que ser conspicuo, dado que gran parte de su actividad profesional está relacionada con asesorías a empresas privadas.

Lo primero que tiene que hacer Kuczynski es deslindar. Lo segundo, retroceder. Debe deslindar cualquier vinculación con este tipo de intereses. Debe retroceder en su puesta al servicio de una marcha de particulares para gestionar una legislación con favoritismo.
Los primeros interesados en este deslinde y este retroceso deben ser las personas que próximamente serán anunciadas como sus ministros. ¿O es que querrán ser anunciadas como ministros del lobby?

No tiene nada de malo querer defender el puesto de trabajo, ni nada malo tiene, tampoco, querer invertir dinero. Es moralmente inviable, en cambio, usar la función pública para favorecer esos intereses. Y sería sencillamente obsceno que ese funcionario sea el presidente.

Doe Run es una empresa privada que tiene deudas. Estas deben ser asumidas por el empresario, no licuadas a través de leyes con nombre propio. No es excusa usar a los trabajadores para, en realidad, defender los intereses de inversionistas.

La ley que busca cambiar Kuczynski es una ley sobre estándares ambientales. ¿Se puede crear estándares para una sola empresa y no para otras? ¿Se puede cambiar la legislación solo para que entre uno u otro inversionista?

Se entiende la desesperación de los trabajadores y sus familias. El jefe del Estado, sin embargo, no debe entenderlos solo a ellos. También debe entender a los peruanos que mueren de neumonía en las zonas altas de Arequipa o Puno o a los peruanos que son víctimas mortales de la delincuencia.

El presidente debe ocuparse de que el Estado cumpla sus funciones, no los encargos de los grupos de interés.

El futuro Congreso no debe dejarse chantajear por esta flagrante manipulación de los trabajadores en favor de intereses particulares. Debe poner al presidente electo en su sitio: en el sitio que corresponde a quien representa a toda la nación.

El señor Kuczynski tendrá que aprender muy rápidamente a ubicarse en su nueva función. Si no lo hace, la opinión pública lo tendrá que hacer por él.

Federico Salazar
Periodista

1 le gusta

Noticia calientita, eh? Para refrescar mi memoria en cuanto al caso La Oroya, encontré varias notas. Una de ellas la comparto mas adelante. Pero el artículo se detiene en la viabilidad o no de re-abrir La Oroya, en la protección de los habitantes de la zona, de los trabajadores en términos de salud ambiental. Pero en cuanto a lo que apunta Federico Salazar, si un presidente electo puede ser “gestor de intereses parciales” -en el caso que éstos lo sean- de que el señor presidente no sabe de qué es presidente, y que la función del Presidente no es marchar con los trabajadores de una empresa en problemas (¿estuvo en una marcha?) ¿Cuáles son las funciones del señor Presidente otorgadas por la ley y cuáles son las prohibidas por ella? Voy a chequear ello.

Aqui el artículo que encontré, si no te molesta que lo comparta en este tema, Yatusabesquien, Ya tú sabes que no puedo evitar compartir cuando leo un tema e indago en la net o en mis experiencias y aqui las traigo. Gracias por motivarnos a leer e informarnos mas a fondo de la realidad peruana. Un abrazo


Reuters
July 06, 2016 6:58 PM
LIMA, PERU—

Peru President-elect Pedro Pablo Kuczynski vowed Wednesday to make his “strongest effort” to reopen the polymetallic smelter at La Oroya, part of his goal of wringing more value out of the country’s key mineral exports.
The former operator of the smelter, Doe Run Peru, owned by U.S.-based Renco Group Inc., halted operations at La Oroya in 2009 when it ran out of money to buy concentrates. The company also lacked financing needed to finish an environmental cleanup and to pay for upgrades to curb pollution.
Now controlled by Doe Run’s former creditors, the smelter faces liquidation on August 27 unless a new buyer is found.

“La Oroya is dying and we have to change that. We have to give it oxygen, oxygen from investors,” Kuczynski said in televised comments before a crowd in La Oroya, where former workers have held rallies to demand operations resume.
“You have my word that I’ll make my strongest effort to push this out!” Kuczynski said to cheers. The former investment banker, 77, takes office July 28.

March to Lima
Kuczynski asked La Oroya residents to march to Lima to help him press the incoming opposition-controlled Congress to extend the liquidation deadline. He did not say what he would do to make the smelter, which opened in 1922, more attractive.

Kuczynski’s party will have just 18 lawmakers in the 130-member Congress, threatening his proposed reforms. The party of his defeated rival, Keiko Fujimori, will hold 73 seats.

Kuczynski wants Peru to become a refining and smelting hub to boost its copper, zinc, tin, gold and silver exports as slumping prices drag on growth. His first trip abroad as president will be to China to talk with officials about potential partnerships on refineries.

La Oroya, 140 kilometers (87 miles) from Lima in central Peru, could process concentrates from several nearby mines, Kuczynski said. Toromocho, operated by Chinese miner Chinalco Mining Corp. International, is the biggest copper deposit near the La Oroya smelter.

“When minerals are refined here, their value will go up. There’s a margin of about $400 million that we can recover,” Kuczynski said.

The smelter was once the world’s most diversified, churning out gold, silver, lead, zinc, copper and a dozen specialty metals. But it turned La Oroya into one of the 10 most polluted places in the world, according to a 2007 report by the Blacksmith Institute, an environmental organization.

1 le gusta

Gracias por traer el artículo Gabriela, muy interesante y triste a la vez leer que La Oroya es uno de los 10 lugares más contaminados del mundo.
Saludos!