Tu amor es maduro o inmaduro

El amor inmaduro dice: “Te amo porque te necesito” El amor maduro dice: “Te necesito porque te amo” Tendemos a pensar que el tener una pareja nos da derechos sobre la otra persona: “Es mi novio y no tiene porqué mirar a otras mujeres”, “él es mi esposo y me pertenece”, “él es mío y de nadie más”, “si no eres todo mío, mejor no quiero nada contigo”, “me juraste amor eterno y me fallaste”, “Soy tu amante, no tu tonta y ahora me cumples”. Este tipo de frases son muy comunes en todos los aspectos de la sociedad, tanto de la amistad como del amor. Por eso mismo, es normal encontrar parejas que se agreden muy sutilmente con insinuaciones verbales, tales como: “Te he demostrado que te quiero y tú ni una sola palabra”, “si tú no me das, yo no tengo porqué darte nada”, “cuanto más te doy, más derecho tengo de exigirte”, “ya no te pediré nada, pero me cobraré como sea”, “lo que yo te doy es sólo para ti, no para los demás”, etc. Aquí cabe preguntarse: ¿Hasta qué punto nuestros afectos, relaciones y vínculos con otras personas están regulados por el interés que nos reportan esas relaciones o interacciones? ¿Cuántas personas que conoces “te conocen realmente”?, ¿cuántas personas que conoces apostarías a que nunca te fallarían, que son de plena confianza y sabes que puedes contar con ellos?, ¿cuántas personas que conoces sabes que estarían a tu lado en los momentos buenos y más importante aún, los menos buenos? ¿Cuántas personas que conoces, sabes y te demuestran que te quieren, te aceptan y te valoran por ser como eres y además no pretenden cambiarte?

2 Me gusta