Trastorno Bipolar

Es una afección que implica períodos de estado de ánimo irritable o elevado (manía), alternando con períodos de depresión. Las “fluctuaciones en el estado de ánimo” entre manía y depresión pueden ser muy abruptas.
Causas
El trastorno bipolar afecta por igual a hombres y mujeres, y generalmente aparece entre los 15 y 25 años. La causa exacta se desconoce, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno.
Tipos de trastorno bipolar:
Las personas con el trastorno bipolar tipo I han tenido al menos un episodio completo de manía con períodos de depresión grave. En el pasado, el trastorno bipolar I se denominaba depresión maníaca.
Las personas con trastorno bipolar tipo II nunca han experimentado un episodio maníaco completo y en su lugar presentan períodos de hipomanía (niveles elevados de energía e impulsividad que no son tan extremos como los síntomas de la manía). Dichos períodos hipomaníacos alternan con episodios de depresión grave.
Una forma leve de trastorno bipolar llamado ciclotimia implica fluctuaciones en el estado de ánimo menos severas con períodos de hipomanía y depresión leve. Es posible que las personas con trastorno bipolar tipo II o ciclotimia sean diagnosticadas erróneamente como pacientes que padecen únicamente depresión.
En la mayoría de las personas con trastorno bipolar, no hay una causa clara para los episodios maníacos o depresivos. Los siguientes factores pueden desencadenar un episodio maníaco en personas que son vulnerables a la enfermedad.
Cambios en el estilo de vida como un parto
Medicamentos como antidepresivos o esteroides
Períodos de insomnio
Consumo de drogas psicoactivas
Síntomas
La fase maníaca puede durar de días a meses y puede abarcar los siguientes síntomas:
Agitación o irritación
Autoestima elevada (delirios de grandeza, creencias falsas en habilidades especiales)
Poca necesidad de sueño
Estado de ánimo notoriamente elevado
hiperactividad
incremento de la energía
falta de autocontrol
pensamientos apresurados
Compromiso exagerado en las actividades
Control deficiente del temperamento
Comportamientos imprudentes
incurrir en excesos de comida, bebida y/o consumo de drogas
deterioro de la capacidad de discernimiento
promiscuidad sexual
hacer gastos exagerados
Tendencia a distraerse fácilmente
Estos síntomas de manía se observan con el trastorno bipolar I. En las personas con trastorno bipolar II, los episodios hipomaníacos implican síntomas similares que son menos intensos.
La fase depresiva de ambos tipos de trastorno bipolar incluye los siguientes síntomas:
Estado de ánimo bajo diariamente
Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones
Trastornos en la alimentación
pérdida del apetito y pérdida de peso
consumo exagerado de alimentos y aumento de peso
Fatiga o desgano
Sentimiento de desesperanza y/o culpa y falta de valor
Pérdida de la autoestima
Tristeza permanente
Pensamientos frecuentes acerca de la muerte
Trastornos del sueño
somnolencia excesiva
incapacidad para dormir
Pensamientos suicidas
Apatía por las actividades que alguna vez fueron placenteras
Aislamiento de los amigos
Existe un alto riesgo de suicidio con el trastorno bipolar. Estando en cualquiera de las dos fases, los pacientes pueden abusar del alcohol u otras sustancias, lo cual puede empeorar los síntomas.
Algunas veces, hay una superposición entre las dos fases. Los síntomas maníacos y depresivos se pueden presentar juntos o uno detrás de otro en lo que se denomina estado mixto.
Pruebas y exámenes
Un diagnóstico del trastorno bipolar implica la consideración de muchos factores. El médico puede efectuar todas o algunas de las siguientes recomendaciones:
Preguntar acerca de los antecedentes familiares, en particular si alguien de la familia tiene o ha experimentado el trastorno bipolar
Preguntar acerca de las fluctuaciones del estado de ánimo recientes y el tiempo durante el cual las ha experimentado
Observar el comportamiento y el estado de ánimo
Llevar a cabo un examen completo para identificar o descartar causas físicas de los síntomas
Solicitar pruebas de laboratorio para verificar problemas de tiroides o niveles de drogas
Hablar con los miembros de la familia para discutir sus observaciones acerca del comportamiento suyo
Elaborar la historia clínica, incluyendo cualquier problema médico que usted tenga y cualquier medicamento que esté tomando
Nota: el consumo de sustancias psicoactivas puede ser responsable de algunos síntomas, aunque esto no descarta el trastorno bipolar afectivo. La drogadicción también puede ser en sí un síntoma del trastorno bipolar.
Tratamiento
Los episodios de depresión o manía retornan en la mayoría de los pacientes, a pesar del tratamiento. Los mayores objetivos del tratamiento son:
Evitar ciclos de una fase a otra
Evitar la necesidad de una hospitalización
Ayudar a que el paciente se desempeñe lo mejor posible entre episodios
Prevenir el comportamiento autodestructivo, incluyendo el suicidio
Reducir la gravedad y frecuencia de los episodios
El médico primero intentará determinar lo que puede haber desencadenado el episodio del estado anímico e identificar cualquier problema médico o emocional que podría interferir o complicar el tratamiento.
Los fármacos llamados estabilizadores del estado anímico se consideran la primera línea de tratamiento. Los siguientes son estabilizadores del estado anímico normalmente usados:
Carbamazepina
Lamotrigina
Litio
Valproato (ácido valproico)
También se puede ensayar con otros fármacos anticonvulsivos.
Otros fármacos empleados para tratar el trastorno bipolar abarcan:
Antipsicóticos y ansiolíticos, como las benzodiazepinas, que se pueden utilizar para estabilizar el estado de ánimo.
Se pueden agregar antidepresivos a los estabilizadores del estado de ánimo para tratar la depresión. Las personas con trastorno bipolar son más propensas a tener episodios maníacos e hipomaníacos si se les administran antidepresivos. Debido a esto un antidepresivo sólo se usa en personas que también están tomando un estabilizador del estado de ánimo.
Se puede usar terapia electroconvulsiva (TEC) para tratar la fase depresiva o maníaca del trastorno bipolar que no responde a los medicamentos.
La terapia electroconvulsiva es un tratamiento psiquiátrico que utiliza una corriente eléctrica para causar una breve convulsión del sistema nervioso central mientras el paciente se encuentra bajo el efecto de la anestesia.
La terapia electroconvulsiva es el tratamiento más efectivo para la depresión que no se alivia con el uso de medicamentos.
La estimulación magnética transcraneal (EMT) usa pulsos magnéticos de alta frecuencia que están dirigidos a las áreas afectadas del cerebro. Casi siempre se utiliza como tratamiento de segunda línea después de la terapia electroconvulsiva.
Los pacientes que están en la mitad de episodios maníacos o depresivos posiblemente necesiten permanecer en un hospital hasta que su estado anímico se estabilice y sus comportamientos estén bajo control.
Los médicos todavía están tratando de decidir la mejor manera de tratar el trastorno bipolar en los niños y adolescentes. Los padres deben considerar los riesgos y beneficios potenciales del tratamiento para sus hijos.
PROGRAMAS Y TERAPIAS DE APOYO
Los tratamientos familiares que combinan apoyo y educación acerca del trastorno bipolar (psicoeducación) parecen ayudar a las familias a hacerle frente y reducir las probabilidades de retorno de los síntomas. Los programas que hacen énfasis en los servicios de integración y apoyo de la comunidad pueden ayudar a las personas que carecen de apoyo social y familiar.
Las habilidades importantes abarcan:
Hacerle frente a los síntomas que están presentes incluso mientras se estén tomando medicamentos
Aprender un estilo de vida saludable, incluyendo el hecho de dormir bien y mantenerse alejado de las drogas psicoactivas
Aprender a tomar los medicamentos correctamente y cómo manejar los efectos secundarios
Aprender a estar atento a los signos tempranos de una recaída y saber cómo reaccionar cuando estos ocurren
Los miembros de la familia y los cuidadores son muy importantes en el tratamiento del trastorno bipolar. Ellos le pueden ayudar a los pacientes a buscar los servicios de apoyo apropiados y ayudar a verificar que el paciente siga la terapia farmacológica.
Dormir lo suficiente es extremadamente importante en el trastorno bipolar, debido a que una falta de sueño puede desencadenar un episodio maníaco. La psicoterapia puede ser una opción útil durante la fase depresiva. El hecho de vincularse a un grupo de ayuda puede ser de particular utilidad para los pacientes con trastorno bipolar y para sus seres queridos.
Un paciente con trastorno bipolar no siempre puede comentarle de manera confiable al médico acerca del estado de la enfermedad. Los pacientes con frecuencia tienen dificultad para reconocer sus propios síntomas maníacos.
Las variaciones del estado anímico en el trastorno bipolar no son predecibles, de manera que algunas veces es difícil decir si un paciente está respondiendo al tratamiento o emergiendo de manera natural de una fase bipolar.
Las estrategias de tratamiento para los niños y los ancianos no se han estudiado bien ni tampoco se han definido claramente.
Expectativas (pronóstico)
Los medicamentos estabilizadores del estado de ánimo pueden ayudar a controlar los síntomas del trastorno bipolar. Sin embargo, los pacientes a menudo necesitan ayuda y apoyo para tomarlos apropiadamente y para garantizar que cualquier episodio maníaco-depresivo se trate tan pronto como sea posible.
Algunas personas suspenden el medicamento tan pronto se sienten mejor o porque quieren experimentar la productividad y creatividad asociada con la manía. Aunque estos estados maníaco iniciales pueden hacer sentir bien, la descontinuación de los medicamentos puede tener consecuencias muy negativas.
El suicidio es un riesgo real tanto durante el estado de manía como durante la depresión, por lo que los pensamientos, ideas y gestos suicidas en personas con trastorno bipolar afectivo requieren atención de emergencia inmediata.
Complicaciones
Suspender o tomar medicamentos de manera inadecuada puede llevar a que los síntomas se presenten de nuevo, así como las siguientes complicaciones:
Alcoholismo y/o drogadicción como una estrategia para “automedicarse”
Las relaciones personales, laborales y financieras pueden verse afectadas
Pensamientos y comportamientos suicidas
El tratamiento de esta enfermedad es un reto y los pacientes, amigos y familiares deben ser conscientes de los riesgos que supone descuidar el tratamiento del trastorno bipolar.
Cuándo contactar a un profesional médico
Llame de inmediato al médico o a un número de emergencia si:
Tiene pensamientos sobre la muerte o suicidas
Está experimentando síntomas severos de depresión o manía
Le han diagnosticado trastorno bipolar y los síntomas han vuelto a aparecer o se están presentando nuevos síntomas
Nombres alternativos
Depresión maníaca; Trastorno bipolar afectivo

TEMA ADOPTADO DE MEDLINEPLUS.

3 Me gusta

Gracias por Compartir el Tema

image

1 le gusta

Gracias a ti Lucy por pasar al tema Lucy!

Gracias Por el tema Lili
Podrias traer un tema de autismo en la adolescencia.
Mi hija es adolescente. Gracias y disculpa la molestia.image

image
EXCELENTE TEMA , CON MUCHA INFORMACION , GRACIAS AMIGA POR COMPARTIRLA , SALUDITOS