Tips para aumentar tu propia productividad en la oficina

Todos tenemos momentos más productivos en la jornada laboral. Es cuando tu nivel de energía está a su máximo nivel, cuando te sientes más motivado. Este momento es particular para cada persona, por lo que el primer paso es analizar cuándo sucede este momento de mayor productividad en tu jornada. Una vez que lo sepas, organiza tu día para realizar en ese momento las acciones que requieran de mayor esfuerzo o concentración, dejando las más mecánicas o simples para los momentos menos productivos.

El descanso es esencial para elevar la productividad. Recuerda la regla de oro: cada 30 minutos estira tus piernas, cada 60 minutos lava tu cara y tus manos, y cada 120 minutos toma una caminata y sal al exterior unos instantes, para cambiar el aire que respiras, acompañado de un vaso de agua fresca. Estos pequeños descansos te permiten retornar a la actividad más fresco y energizado, elevando así tu eficiencia laboral.

Aprovecha la tecnología a tu disposición. Usa agendas electrónicas (o el ordenador) para organizar tu día y no olvidar pendientes, proponte fechas límite para tus actividades y escríbelas en la agenda, y anota todos los datos necesarios para cada reunión o evento laboral, para poder verificarlo apenas comienza la jornada o una hora antes. Tener todo bien organizado te evitará perder el tiempo en buscar aquél informe o carpeta, dejando este tiempo libre para el trabajo y la eficiencia.

La productividad fuera del trabajo

Analiza el descanso fuera de la oficina: duerme lo necesario para tu propio cuerpo, pues la falta o el exceso de descanso nocturno afectan en gran medida la productividad laboral. También procura hacer alguna actividad física, preferentemente al despertar, como tomar las escaleras, salir a caminar o visitar el gimnasio. Tu cuerpo se sentirá más vigorizado y tu mente más despierta.

Come saludablemente dentro y fuera de la oficina. Las comidas con altos contenidos de grasas y carbohidratos te darán sueño y pesadez. Elige, en cambio, los bocadillos livianos y saludables, como frutas frescas, lácteos u otros, y almuerza ensaladas, carnes magras y comidas más bien livianas durante la jornada. Al salir de la oficina podrás comer con más sustancia, permitiéndote un buen descanso posterior.

5 Me gusta


.

1 le gusta

GRACIAS,
image

1 le gusta

Me agradaron estas recomendaciones gracias

1 le gusta

Buenos tips que compartes.

1 le gusta

Saludos amix gracias por compartir y por tu apoyo a mi casita musical

Feliz jueves


:pager:

1 le gusta