Si amas a dios , di no al halloween

SI AmAS A DIOS DI NO AL HALLOWEEN

¿Sabía que el Halloween es una tradición que va contra nuestra fe cristiana?

Si usted es una persona creyente no permita que su familia participe en estas fiestas a ningún nivel.

Si sólo es cosa de niños, ¿qué tiene de malo?

Antes que nada le recordamos que esta información va dirigida a gente que cree en Dios. Si usted no es creyente es probable que lo que va a leer le parecerá sin sentido.

Halloween aparte de no ser una tradición cristiana, es todo lo contrario, es una fiesta de origen satánico. Tal vez la manera en que hoy se celebra parezca cosa de niños, pero, ¿se ha preguntado cuál es su origen? ¿Cuál es su fondo?¿ Porqué se celebra el 31 de octubre?

Entonces, ¿de dónde viene el Halloween?

El 31 de octubre es el día de la fiesta más importante de los brujos y de los satanistas. Si usted cree que no existen personas así, está en un error. De hecho hay países donde la Iglesia satánica está registrada. Tal es el caso de Estados Unidos, donde en la década de los sesenta se aprobó el primer registro de una Iglesia Satánica. Por si esto fuera poco, existen asociaciones nacionales e internacionales de brujas y brujos. La más reconocida, con varias divisiones y variantes, es la Wicca. Sus “congresos” y festividades no son un secreto.

Los seguidores de las fuerzas del mal tienen varias festividades a lo largo del año, generalmente relacionadas con ciclos de la naturaleza. Dos de sus grandes eventos se festejan el día último de octubre, y que actualmente se han fusionado en una sola tradición, “Halloween”. Estos festejos son el “Sabbat” y el festival de Samhain.

Orígenes del Halloween.

El festival de Samhain era celebrado cada 31 de octubre por los celtas, antiguos habitantes del ahora Reino Unido. Samhain era su dios y “señor de la muerte”, y los honraban ese día ofreciéndole sacrificios de sus cosechas, animales y humanos. Los druidas, sacerdotes de los celtas, solicitaban a algunos pobladores que ofrecieran a un bebé o una virgen, para sacrificarla esa noche; en la cual el “señor de la muerte” los visitaría junto con sus demonios. Quienes se negaban a entregar la víctima eran marcados en la puerta de su casa para que esa noche los demonios los destruyeran, y quienes cooperaban eran protegidos de los espíritus mediante una verdura o legumbre dentro de la cual se ponía una vela (¿no le suena parecido a lo de la calabaza iluminada?). Durante la ceremonia los druidas se disfrazaban con las pieles de los animales sacrificados para sacar del pueblo a los demonios que los visitaban y poder regresar a la normalidad al día siguiente. Con las cenizas y restos de los sacrificios los druidas hacían un rito para conocer el futuro de los siguientes doce meses.

Por su parte el Sabbat es lo que conocemos como “Fiesta de Brujas”. En ellas las brujas y brujos se reunían para ofrecer sacrificios a Satanás (“señor de la muerte”) mediante ritos, actos sexuales y muerte. Existen varias fechas especiales para celebrar sabbats a lo largo del año, pero la principal es el 31 de octubre.

Pero el Halloween actual no tiene nada que ver con eso.

Aparentemente, pues no olvide que hay gente que está envuelta en las fuerzas del mal y sí lo celebra en serio. Sabemos que los niños participan inocentemente pero, ¿le parece correcto que una familia creyente celebre una tradición satánica?, ¿aceptaría que alguien de su familia vistiera una camiseta donde se blasfema contra Jesucristo? Entonces no meta a su casa fiestas del enemigo de Dios.

Ahora que conoce que esta es una festividad de origen contrario a Dios, ¿le parece correcto que sus niños se disfracen como bruja y crean que es algo bonito?; ¿mandaría a sus hijos a una celebración de una religión contraría a la suya? Entonces no los deje festejar una tradición de una religión ocultista y contraria a su fe y a Dios.

Pero es que todos lo celebran.

El hecho de que algo sea practicado por la mayoría o sea una tradición popular no significa que sea correcto o que Dios lo apruebe. Recordemos las palabras de Jesús que encontramos en el Evangelio escrito por San Mateo: “¿por qué también ustedes desobedecen el mandato de Dios para seguir sus propias tradiciones?.. Hipócritas, bien habló el profeta Isaías de ustedes, cuando dijo: Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí…”

No permita que la presión social y “el qué dirán” le gane a su fe; no se contradiga entre lo que cree y lo que hace. No demuestre a sus hijos que las cosas de Dios no importan. No les enseñe por un lado que debemos amar a Dios, seguir sus mandamientos e ir a la Iglesia y por el otro les permita que festejen una tradición ocultista disfrazados de Satanás, brujas, muertos, demonios y demás. Así, ¿Cómo van a tomar en serio las cosas de Dios? Sea un ejemplo de congruencia en su fe y respeto a Dios para su familia. ¡Manténgase firme en su fe! Cuide la vida espiritual de su casa, pues Halloween se mueve a nivel espiritual y puede afectar a su familia.

Pero si no creo en el mundo espiritual, ¿en qué me afecta?

La realidad espiritual existe aunque usted no crea en ella; es como si alguien no creyera en el mundo celular y microscópico porque no lo ve; pero no por eso va a dejar de existir y de afectarle en su propio cuerpo. Igual sucede con la realidad espiritual. Podemos ignorarla pero ahí está y nos afecta, aunque no lo creamos. En la dimensión espiritual sólo hay dos bandos: el del bien ( Dios) y el del mal (Satanás). De hecho el mundo espiritual es tan real que hay gente que se mueve en él, para bien o para mal, y leen el futuro con las cartas, café, mano, etc. Otros realizan limpias o daños, etc. Todas estas prácticas, como la del Halloween, son del reino del mal, nos lo dicen claramente las Escrituras.

¿Y que pasa si alguien participa por ignorancia?

Esta pregunta es una triste prueba de cómo las tradiciones paganas y anti cristianas, como el Halloween, se han infiltrado en nuestra sociedad, pues ¿cómo es posible que creamos que una fiesta donde todo gira alrededor de diablos, brujas, monstruos y demonios pueda agradar a Dios? Además usted ya no es ignorante al respecto por lo tanto sólo le quedan dos alternativas: o permanecer del lado de Dios a pesar de las críticas o comentarios de sus amigos y familiares o dejarse llevar por la presión social y participar conscientemente en una tradición de la Iglesia Satánica. En otras palabras, ¿es su fe sólo un cumplimiento social y de domingo o es realmente un compromiso de fidelidad a Dios? Depende totalmente de usted.

Recomendaciones para este Halloween.

1.- Explique a sus hijos por qué no van a celebrar Halloween y no les permita salir a pedir dulces. Hay muchas maneras y fechas para festejar a los niños, ¿porqué hacerlo con una contraria a Dios? Celébreles el día del niño, la llegada de la primavera o hágales una bella posada; pero no les permita creer que el día de brujas y del festival de Samhain es algo digno de celebrar.

2.- No deje que sus hijos vayan a la fiesta de Halloween de su escuela o pre escolar. Explíquele la razón al maestro, déjele una copia de esta información o simplemente no lleve a su hijo ese día a la escuela. Más vale una falta al año que participar en esto. Enseñemos congruencia.

3.- No regale dulces a los niños que piden Halloween en su casa; esto también es una forma de participar, o por lo menos promueve que se siga celebrando. Si vienen acompañados de un adulto explíquele y si desea entréguele una copia del folleto.

4.- Fotocopie esta información y repártala entre sus amistades y conocidos, sobre todo a aquéllos que creen en Dios pero no saben la verdad sobre Halloween.

5.- Si eres joven, tú también necesitas mantenerte fiel a Dios, no participes de las fiestas de Halloween.

6.- Si tiene un comercio no promueva el Halloween y dé a sus clientes este texto o colóquelo en una parte visible.

Si ha participado en Halloween o cualquier otra práctica ocultista (tabla Ouija, lectura de cartas, café, mano, limpias, astrología, consulta de muertos, etc.) pídale perdón a Dios por hacerlo aunque haya sido ignorante al respecto y dígale que desea tener una relación viva con él. Dios escucha los corazones dispuestos hacia él y es grande en misericordia para perdonar y darle su amor.

1 le gusta

El que ama a Dios se ha arrepentido de sus pecados, es limpio con la sangre de Jesus, obedece la Palabra de Dios, sus mandamientos, vive enamorado(a) de Jesus y por supuesto NO CELEBRA EL monstruoso halloween.

Gracias por el tema, muy bueno

Saludos Rookie3
Le voy a poner un ejemplo de algo que ha pasado en muchas ocasiones. Una Familia con niños. La Mamá es cristiana, pero su esposo no lo es ( o viceversa) y este/esta quiere llevar los niños y a ella/el a la celebración de ‘‘Halloween’’. ¿Que debe hacer ella/el? ¿Dios no podría hacer una excepción?

Saludos…

¿PUEDE UN CRISTIANO ENAMORARSE DE UNA PERSONA INCREDULA?

Los otros días conversábamos con mi amada esposa Johana, sobre la hija de un pastor, amiga de mi señora, que se casó con un joven incrédulo. Conversábamos sobre lo peligroso que eso es:

Aquí comparto con uds. algunos aspectos de esta conversación, a modo de reflexión:

Parece que el problema básico es que comenzó mal esta fase de la vida que es tan hermosa y que se llama enamoramiento.

Antes de enamorarte de alguien era necesario que busques la voluntad de Dios sobre ello.

Recuerda que la voluntad de Dios está en la palabra de Dios. Si hubieras dado la debida atención a la palabra de Dios hubieras encontrado textos como

2 Corintios 6:14 donde dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”

Basado en este texto, llegamos a la conclusión que no se puede ni pensar en enamorarse de alguien que no sea creyente. Creyentes e incrédulos parecen iguales

externamente, pero internamente son totalmente diferentes.

Los creyentes están vivos espiritualmente, los incrédulos están muertos espiritualmente. Me imagino que no te gustará ir de brazo con alguien que está muerto espiritualmente.

Los creyentes son luz, los incrédulos son tinieblas. Me imagino que no te gustará estar junto a alguien que vive en tinieblas. Los creyentes son justicia, los incrédulos son injusticia. Me imagino que no te gustará andar junto a alguien que es injusticia.

Los creyentes son hijos de Dios, los incrédulos son hijos de Satanás. Me imagino que no te gustará hacer pareja con alguien que es hijo de Satanás.

¿Sabes quien llegará a ser tu suegro espiritual, entre comillas? Claro. Satanás. Me imagino que no te gustará meter a Satanás en tu familia.

Por todas estas consideraciones, la voluntad de Dios es que no te unas en yugo desigual con una persona incrédula. Tu mamá tiene toda la razón cuando te ha dicho que no está bien que te enamores de una chica incrédula. Tú dices que quieres profundamente a esta chica incrédula. Pues eso es otro problema adicional.

Además de no tomar en cuenta la voluntad de Dios en cuanto a no unirse en yugo desigual con la persona incrédula, por mas buena que esta parezca, esa joven cometió otro error. Dejó que sus emociones le arrastren. Es por eso que infatuada o locamente enamorada o como quiera que lo llames, decidió casarse contra viento y marea. ¡Que pena!

Se ponen tan ciegos que no oyen consejos, creen que nadie los entiende, o que no quieren que sean felices. En su ceguera has llegado inclusive a pensar que la Biblia está en contra de que sean felices.
Nosotros, con mi esposa, estuvimos de novios 7 años, antes de casarnos y siendo los dos creyentes. Muchas veces pensamos en terminar, pero orábamos buscando la voluntad de Dios y decidimos continuar. Inclusive para casarnos lo pensamos un montón, y en una primera oportunidad que habíamos decidido casarnos, suspendimos la boda, porque no estábamos seguros que fuera el momento oportuno. No sentíamos que fuera la voluntad de Dios.

Y nos casamos cuando entendimos que había llegado el momento de hacerlo. Y que era la voluntad de Dios hacerlo!!!

Dios por medio de la Biblia quiere lo mejor para uno y por eso nos advierte en contra de algo que está muy mal en nuestras vida. Hablando de la buena voluntad de Dios, Romanos 12:2 dice que es buena, agradable y perfecta. Dios quiere lo mejor para ti. Si tú buscas de corazón hacer la voluntad de Dios en cuanto al enamoramiento, encontrarás que lo que Dios traiga a tu vida será lo mejor, algo bueno, algo agradable, algo perfecto para tu necesidad.

En tu ceguera también has llegado a pensar o a esperar que tu enamorada llegue a recibir a Cristo como Salvador. Bueno, para Dios nada es imposible, pero lamentablemente las estadísticas de los casos similares al tuyo demuestran que es poco probable que una persona incrédula se haga creyente estando en una relación de enamoramiento. Pero a veces sucede.

Lo que pasa, por lo común es más bien lo opuesto. Es decir que la persona creyente se amolde a la persona incrédula y actúe como si fuera incrédula. Si tomas la decisión de casarte con esa persona incrédula, ¿en qué iglesia tendrá lugar la ceremonia de bodas? Me imagino que si es católica romana y querrá casarse en una iglesia católico romana. En cambio la otra persona, siendo creyente querrás casarte en una iglesia que conserve la verdadera doctrina cristiana. ¿En cuál iglesia te vas a casar?

El primer domingo después de casado, tu cónyuge querrá ir a misa. Tú como creyente querrás ir a una iglesia evangélica. ¿Adonde vas a ir? ¿A ninguna? Pues eso justamente será el inicio de tu debacle espiritual. Más tarde vendrán los hijos.

Tu cónyuge querrá bautizarles de niños como es la costumbre en la iglesia católica romana. Tu insistirás que deben bautizarse una vez que hayan crecido y una vez que hayan recibido a Cristo. Esto encenderá una discusión no pequeña con tu pareja que echará a perder la felicidad en el matrimonio.

Es decir que si persiste en ese camino, se tienes todas las de perder y nada para ganar, aparte de satisfacer el obstinado corazón. No es para nada recomendable hacer pareja con una persona incrédula.

Amós 3:3 dice: “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?”

El enamoramiento es algo tan importante en la vida que no se debió haber comenzado esa relación basado solo en el buen juicio.

Debemos recordar que la Biblia advierte en contra de confiar las decisiones al corazón.

Jeremías 17:9 dice: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”

No debemos dejarnos guiar por los impulsos de tu corazón. Pensando que estamos caminando derecho vamos a terminar en el precipicio.

Debemos confiar en la palabra de Dios, en los padres, en los líderes de la iglesia y en las personas que te aconsejen bíblicamente.

¿Qué más podría decirte? Es probable que lo que yo te he dicho, tú lo hayas escuchado ya. No eches a perder tu vida. No causes dolor a tu familia y a la iglesia donde te congregas. Lo antes posible, reconoce que estás mal. Reconoce que estás en pecado. Confiesa a Dios tu pecado y apartate del pecado. No será fácil terminar con tu enamorada, porque las emociones están en juego. Pero es necesario que lo hagas. Un dolor ahora es preferible a toda una vida de permanente dolor. Que Dios te guíe a tomar la decisión correcta.

Asi es un verdadero cristiano NO debe de casarse en yugo desigual, pero tambien es sabido que muchos llegan a Cristo ya casados con incredulos, osea se convierten ya estando casados con un incredulo, ahi la vida se vuelve mas dura para poder obedecer a Dios teniendo una pareja que no cree en el Verdadero Dios y cuando hay hijos peor es, pues el incredulo quiere llevarlos por caminos de muerte, mientras que la Hija(o) de Dios desea llevarlos en los caminos del verdadero Dios, es bien dificil, se necesita de orar y clamar a Dios por todas esas situaciones.

Saludos Jesuseslaverdad

Con tal de mantener la paz del hogar. ¿Dios no podría hacer una excepción Y dejar que el/la que cree en el Dios verdadero participe en ‘‘Halloween’’?
Saludos…

Efesios 5:11y no participéis con las obras infructuosas de las tinieblas, sino antes reprobadlas.
uan: 14;21-24
21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

Un gran Amen.

1 le gusta

Saludos Jesuseslaverdad

Según la Biblia, en una ocasión Dios permitió que un adorador de el participara en ‘‘obras infructuosas de las tinieblas’’.

2 Reyes 5:17-19, Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Entonces Naamán dijo: Te ruego, pues, ¿de esta tierra no se dará a tu siervo la carga de un par de mulas? Porque de aquí en adelante tu siervo no sacrificará holocausto ni ofrecerá sacrificio a otros dioses, sino a Jehová.

18 En esto perdone Jehová a tu siervo: que cuando mi señor el rey entrare en el templo de Rimón para adorar en él, y se apoyare sobre mi brazo, si yo también me inclinare en el templo de Rimón; cuando haga tal, Jehová perdone en esto a tu siervo.

19 Y él le dijo: Ve en paz.

Contradictorio…¡Eh…! ¿Como Dios permitió eso? ¿Si le permitió a Naamán inclinarse en el templo, porque no permitiria a un creyente en participar en ‘‘Halloween’’ por mantener la paz del hogar? :open_mouth:

Dios Rimón

Saludos…

Mire doctorquien, usted esta buscando como se sea que Dios acepte el PECADO, pero le recuerdo que NINGUN PECADOR entrara en el Reino de los Cielos, Jesus no murio, sufrio, padecio en la cruz para que el ser humano haga y deshaga, la persona que en realidad se ha convertido a JESUS NO va a buscar versiculos para excusar su PECADO, la persona que es de DIOS REALMENTE va a ODIAR el PECADO, va a ODIAR LAS TINIEBLAS, va a ODIAR el MAL y por consiguiente HUIRA de el. Cada quien toma sus decisiones para MAL o para bien de sus almas y de los que estan a su cargo, mayormente los ninos son los que pagan los platos rotos.

Saludos Jesuseslaverdad

No es así…Lo que le estoy mostrando a Ud. con textos bíblicos es que Dios en ocasiones ha sido ‘‘flexible’’ con unos y ‘‘estricto’’ con otros. Pero Ud. no me hace ningún comentario sobre ese caso de Naamán. Mi opinión es que muchos cristianos como Ud. tienen tanto celo de su fe, que quieren ser mas ‘‘justos’’ que Dios mismo.

Eclesiastés 7:16, Reina-Valera 1960 (RVR1960)
16 No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso; ¿por qué habrás de destruirte?

Saludos…

Porque no? acaso no es eso lo que ustedes hacen? buscan versiculos que los apoye en sus mentiras :grin:

Exacto jajaja :v:

Bueno, esta es la explicaion oficial del halloween, lo que dicen las enciclopedias, el halloween es una celebracion Cristiana.##

Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, ‘Víspera de Todos los Santos’), también conocido como Noche de Brujas o Día de Brujas, es una fiesta moderna resultado del sincretismo originado por la cristianización de las fiestas del fin de verano de origen celta.1 Se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sobre todo en países anglosajones como Canadá, Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido, y, en menor medida, en otros lugares como España y Latinoamérica. A pesar de pertenecer al mundo anglosajón, en Australia2 y Nueva Zelanda no se observa esta costumbre tanto como en los demás países.
Sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre. Se trata en gran parte de un festejo secular, aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa.
El día se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado y está fuertemente ligado a símbolos como la jack-o’-lantern. Las actividades típicas de Halloween son el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror.
En los países de Latinoamérica se acostumbra a salir por la noche con los niños más pequeños disfrazados a pedir dulces y cantando. Los mayores suelen acudir a fiestas nocturnas después de llevar a los más pequeños a pedir dulces. También para los niños se hacen fiestas, aunque durante el día.

Origen del nombre
La palabra «Halloween» [/ˌhæl.əʊˈiːn/] es una forma acortada en lengua escocesa de la expresión inglesa Allhallow-even usada como tal por primera vez en el siglo XVI. Bajo la forma «Hallow-e’en» se encuentra atestiguada desde 1745.3 All Hallows’ Even, o también All Hallows’ Eve, era el antiguo nombre en inglés de la «víspera de todos los Santos», esto es, la víspera de la fiesta cristiana del 1 de noviembre.
«Hallow» es una forma en inglés —ya en desuso— para referirse a los santos, proveniente a su vez del anglosajón «haliga», «halga» que significa «santo», «santificar» o «consagrar».4 A su vez, «even» o «eve», también en desuso, designa la parte final del día, esto es, la víspera del día siguiente.5 Es, además, el nombre en inglés que reciben la vigilias de las fiestas litúrgicas del cristianismo

Origen celta
Halloween tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain, que deriva del irlandés antiguo y significa fin del verano.7 Los antiguos britanos tenían una festividad similar conocida como Calan Gaeaf. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celtaNota 1 y era considerada como el «Año nuevo celta», que comenzaba con la estación oscura.8 9
Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado. 10
Otra práctica común era la adivinación, que a menudo implicaba el consumo de alimentos y bebidas, e incluso en Asturias se celebraban banquetes en las tumbas de antepasados.

La tradición romana
Cuando tuvo lugar la ocupación romana de los dominios celtas la festividad fue asimilada por estos. Aunque ya se celebraban los últimos días de octubre y primeros de noviembre una festividad conocida como la «fiesta de la cosecha», en honor a Pomona (diosa de los árboles frutales), se mezclaron ambas tradiciones.

Institucionalización del Halloween por la Iglesia católica
Artículo principal: Día de Todos los Santos
En una época en la que predominaban las festividades «paganas»,12 los papas Gregorio III (731–741) y Gregorio IV (827–844) intentaron suplantarla por una festividad católica (Día de Todos los Santos) que fue trasladada del 13 de mayo al 1 de noviembre.

Expansión a Norteamérica
En 1840 esta festividad llega a Estados Unidos y Canadá, donde queda fuertemente arraigada. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición durante la Gran hambruna irlandesa. Fueron ellos quienes difundieron la costumbre de tallar los jack-o’-lantern (calabaza gigante hueca con una vela dentro) [cita requerida], inspirada en la leyenda de «Jack el Tacaño».
Sin embargo, la fiesta no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La fiesta adquirió una progresiva popularidad en las siguientes décadas.
La internacionalización de Halloween se produjo a finales de los años 1970 y principios de los 1980 gracias al cine y a las series de televisión. En 1978, se estrenaba en Estados Unidos y en el mundo entero Halloween, de John Carpenter; una película ambientada en la víspera de Todos los Santos que supuso una referencia para el cine de terror de serie B; con innumerables secuelas e imitaciones.

Actualidad
Hoy en día, Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Algunos países latinoamericanos, conociendo aún esta festividad, tienen sus propias tradiciones y celebraciones ese mismo día, aunque coinciden en cuanto a su significado: la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos. En Europa son muchas las ciudades en las que los jóvenes han decidido importar el modo con el que Estados Unidos concibe Halloween celebrándolo con fiestas y disfraces. Aunque en algunos lugares, como Inglaterra, la fiesta original ha arraigado de nuevo.
El hecho de que esta fiesta haya llegado hasta nuestros días es, en cierta medida, gracias al enorme despliegue comercial y la publicidad engendrada en el cine estadounidense. La imagen de niños norteamericanos correteando por las oscuras calles disfrazados de duendes, fantasmas y demonios, pidiendo dulces y golosinas a los habitantes de un oscuro y tranquilo barrio, ha quedado grabada en la mente de muchas personas.
En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares, y para que los espíritus no les perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares, si no era así los espíritus les perturbaban por la noche y les hacían caer entre terribles pesadillas.

Comida
Dado que Halloween coincide con la temporada de la cosecha de las manzanas cada año, las manzanas de caramelo (conocidas como manzanas acarameladas fuera de Norteamérica), y las manzanas dulces son comunes durante las fiestas.
Las manzanas de caramelo se les daban comúnmente a los niños, pero la práctica se desvaneció rápidamente en la estela de rumores generalizados de que algunos individuos incrustaban objetos como clavos y cuchillas de afeitar en las manzanas en los Estados Unidos. Si bien hay pruebas de este tipo de incidentes, son muy raros y nunca han dado lugar a lesiones graves. Muchos padres suponen que estas prácticas atroces fueron exageradas por los medios de comunicación. En la cumbre de la histeria, algunos hospitales ofrecían gratuitamente rayos X para los niños en Halloween, con el fin de encontrar evidencia de manipulación. Se conocen pocos casos de intoxicación por caramelos manipulados.
Una costumbre que persiste hoy en día en Irlanda es la preparación o la compra de un pastel de frutas, en el que se coloca un anillo simple, una moneda y otros encantos antes de hornear. Se dice que aquellos que encuentran un anillo encontrarán su verdadero amor el año siguiente. Esta tradición es similar a la del roscón de Reyes en la fiesta de la Epifanía.

Truco o trato
Artículo principal: Dulce o truco
Originalmente el truco o trato (en inglés «Trick-or-treat») era una leyenda popular de origen céltico según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra la noche de Halloween, sino toda clase de entes procedentes de todos los reinos espirituales. Entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente «truco o trato». La leyenda asegura que lo mejor era hacer trato, sin importar el costo que éste tuviera, pues de no pactar con este espíritu (que recibiría el nombre de jack-o’-lantern, con el que se conocen a las tradicionales calabazas de Halloween) él usaría sus poderes para hacer «truco», que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda. Como protección surgió la idea de crear en las calabazas formas horrendas, para así evitar encontrarse con dicho espectro (y con el tiempo, debido a la asociación mental entre el espíritu y las calabazas[cita requerida], el nombre de este sería dado a ellas, que es como son conocidas hoy día cuando llega esta fiesta).
Realmente, aunque se ha generalizado la traducción «truco» en castellano por el inglés «trick» y «trato» literalmente por «treat», en el caso del «Trick-or-treating» no se trata de un truco propiamente dicho sino más bien de un susto o una broma por lo que una traducción más exacta sería por ejemplo «susto o dulce» o «travesura o dulce».
En la actualidad, los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Después de llamar a la puerta los niños pronuncian la frase «truco o trato», «truco o dulce» o «travesura o dulce» (proveniente de la expresión inglesa trick or treat). Si los adultos les dan caramelos, dinero o cualquier otro tipo de recompensa, se interpreta que han aceptado el trato. Si por el contrario se niegan, los chicos les gastarán una pequeña broma, siendo la más común arrojar huevos o espuma de afeitar contra la puerta.
En México existe una versión denominada Calaverita en la que los niños preguntan ¿Me da usted mi calaverita? en lugar de ¿Truco o Trato? refiriéndose a un dulce con forma de calavera.

Amigo esta es la informacion oficial, no se de donde saco la suya, pero me imagino que de alguna secta protestante, Dios te bendiga.

Con esto si estoy totalmente de acuerdo, y no solo casarte con un creyente, sino casarte con uno(a) que creea en lo mismo que tu cree, como yo que soy catolica, me case con un catolico.

Rookie33d
¿PUEDE UN CRISTIANO ENAMORARSE DE UNA PERSONA INCREDULA?

Los otros días conversábamos con mi amada esposa Johana, sobre la hija de un pastor, amiga de mi señora, que se casó con un joven incrédulo. Conversábamos sobre lo peligroso que eso es:

Aquí comparto con uds. algunos aspectos de esta conversación, a modo de reflexión:

Parece que el problema básico es que comenzó mal esta fase de la vida que es tan hermosa y que se llama enamoramiento.

Antes de enamorarte de alguien era necesario que busques la voluntad de Dios sobre ello.

Recuerda que la voluntad de Dios está en la palabra de Dios. Si hubieras dado la debida atención a la palabra de Dios hubieras encontrado textos como

2 Corintios 6:14 donde dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”

Basado en este texto, llegamos a la conclusión que no se puede ni pensar en enamorarse de alguien que no sea creyente. Creyentes e incrédulos parecen iguales

externamente, pero internamente son totalmente diferentes.

Halloween

Por Jaime Velázquez Jaime@catolicosfirmesensufe.org

Resulta hasta gracioso ver a los niños, y otros no tan niños, disfrazarse en esta fecha e ir de puerta en puerta pidiendo “¿dulces o truco?”. Pues bien, nos hemos acostumbrado tanto a esta “celebración” que hay incluso quienes piensan que es un “Día de Muertos” al estilo estadounidense. Pues no, no es así.

La palabra

Para comprender esta tradición que poco a poco se va arraigando en nuestra sociedad, es importante destacar el origen del Halloween. Empezaremos diciendo que la palabra “Halloween” tiene un origen católico, pues es una deformación lingüística de la frase “All Hallow’s Eve” (Vigilia de todos los Santos) que conmemoraba la fiesta de Todos los Santos, que desde el siglo IX se conmemora universalmente en la Iglesia Católica en los días 1º de noviembre, por instrucción del Papa Gregorio IV.

Esta fiesta de víspera católica, a causa de las enfermedades, como la peste bubónica que mató casi a la mitad de la población europea en el siglo XIV, se fue deformando en una sátira de la muerte misma, de ahí que los franceses representaban figuras decorativas alusivas a nuestra propia mortalidad, ya sea mediante cuadro o caracterizaciones, dando lugar al hecho de que hoy los niños se disfrazan para salir a pedir dulces a las calles. En aquellas épocas no se disfrazaban de momias o brujas, sino de personajes famosos en cada sociedad.

¿Dulce o truco?

La costumbre de pedir dulces conlleva un origen aún más perverso. Durante el siglo XVI, Inglaterra había adoptado el Anglicanismo a causa de la lujuria del rey Enrique VIII, a quien el Papa Clemente VII le negó una nulidad matrimonial con Catalina de Aragón, generando la ruptura de la fidelidad religiosa.

A causa de esta ruptura y el surgimiento del anglicanismo, el pueblo católico fue perseguido por casi 200 años, incluso estaba prohibida, bajo pena de muerte, toda celebración religiosa católica. No sobra decir que durante esta época, muchos católicos, sacerdotes, religiosos y laicos encontraron el martirio.

Siendo el Rey de Inglaterra Jaime I, se descubrió un intento de asesinato en su contra por parte de católicos cansados de la opresión legal y religiosa. Para conmemorar este hecho, se fue haciendo costumbre en los primeros días del mes de noviembre, que jóvenes anglicanos, con máscaras, salieran a las calles a exigir a los católicos que les entregaran cerveza y comida para celebrar el fallido intento de asesinato.

Estas costumbres emigraron y se arraigaron en las comunidades de colonos en América, pero no fue hasta el surgimiento del mercantilismo que el Halloween tomó fuerza. Es a partir de la década de los 20’s del siglo pasado que se conmemoró por primera vez un desfile al estilo Halloween en los Estados Unidos. Así que la fiesta, como la conocemos hoy, tiene un origen reciente.

Satanismo

Comprendiendo el sentido anticatólico de la fiesta del Halloween, siendo una deformación de la víspera de la Fiesta de Todos los Santos, aunado con el abuso de grupos religiosos contra los católicos, es que la Iglesia Católica siempre se ha pronunciado en contra de esta celebración, no solo por su contenido histórico, sino por las corrientes de pensamiento que en ella se ven involucradas.

La correspondencia entre el Halloween y el satanismo no solo obedece al tipo de disfraces, sino a un verdadero sentido de adoración satánica. El sumo sacerdote satanista Anton LaVey, quien además escribió "La biblia satánica” decía que esa era la fiesta más importante del satanismo. Como dato curioso, Anton Lavey murió en el hospital St. Mary de Londres, un hospital católico, y su registro de fallecimiento es de fecha 31 de Octubre de 1997, aunque se especula con la veracidad de esta fecha.

Otras fiestas ocultistas y espiritistas tienen lugar en todo el mundo en esta fecha, y ha sido adoptada como fecha principal en el surgimiento de los cultos nuevos, como son la Wicca y la New Age. Y como ya sabemos, eso solo es por simple superstición.

El culto a lo grotesco

La lógica nos lleva a pensar que entre más grotesco sea algo, menos atractivo debería ser para el ser humano, pues en este caso, resulta lo contrario. La sociedad actual se ve fuertemente atacada por el “culto a lo grotesco”. Entre más repulsivo sea, mejor.

Los efectos del mercantilismo, del consumismo y, por qué no decirlo, de la estupidez humana, nos llevan a dar un culto absurdo a lo grotesco. Y eso incluye muchos aspectos de nuestras vidas, no solo en el Halloween. Cada día nos vamos haciendo inmunes a lo repulsivo. Aspectos de la vida cotidiana como la sexualidad, la vestimenta, la cultura urbana, los espectáculos, la música se van vaciando de la belleza, sustituyéndose por lo grotesco, por la fealdad.

Y Halloween es el ejemplo perfecto de esta falsa cultura. Pues entre más feo te veas, mejor; entre más repulsivo seas, mejor; entre más violento luzcas, mejor. Celebramos a la maldad y la representamos en nuestros propios hijos, como si de verdad quisiéramos que fueran zombies, brujas, momias, asesinos o monstruos. Muchos dirán que es solo un disfraz y solo piden dulces, sin embargo, les vamos inculcando una ideología de que lo malo es permitido, es válido ser malo, aunque sea por un día. Eso es relativismo puro, un relajamiento en la vida de la virtud, una nube en la formación de la conciencia de nuestros hijos.

Padres de familia

Independientemente del origen y sentido de la fiesta del Halloween, deben considerar algo más próximo en riesgo. Deben tomar en cuenta que no es prudente que los niños anden por las calles tocando de casa en casa pidiendo dulces. Están al alcance de la mano de cualquiera que quiera lastimarlos, o incluso introducirlos al mundo de las drogas. Aún si los acompaña un adulto, es una ocasión de riesgo que debe considerarse seriamente.

Para los adolescentes y jóvenes resulta en una atractiva ocasión para divertirse y no pocas veces, termina en excesos de alcohol u otras sustancias, lo que puede ser otro factor de riesgo. La recomendación es simple, no celebren Halloween, no tenemos motivo alguno para hacerlo. Ni siquiera es fiesta nuestra, es importada de comunidades con un pasado anticatólico y no ofrece un mensaje válido, es solo celebrar lo grotesco.

Opción

En países como Chile y Francia, se pretende dar un cambio radical a esta fiesta y darle un cauce más positivo, o mejor dicho, más cristiano: retomar el All Hallow’s Eve del siglo IX. En Chile, por ejemplo, se pretende celebrar “El día de la Primavera” y que los niños se disfracen de ángeles, santos y princesas, dejando de la lado las caracterizaciones grotescas.

El Episcopado Francés ha lanzado desde hace varios años, una fuerte campaña de publicidad del verdadero y correcto sentido de la Víspera de la Fiesta de Todos lo Santos Se pretende sustituir el Halloween por el Holy Wins (La Santidad Gana) de una forma creativa, dando auge a lo santo, a lo bueno, a lo limpio, a lo puro; y no a lo grotesco.

El Beato Juan Pablo II dijo con toda claridad:

"San Odilón deseó exhortar a sus monjes a rezar de modo especial por los difuntos. A partir del Abad de Cluny comenzó a extenderse la costumbre de interceder solemnemente por los difuntos, y llegó a convertirse en lo que San Odilón llamó la Fiesta de los Muertos, práctica todavía hoy en vigor en la Iglesia universal".

"Al rezar por los muertos -dice el Santo Padre-, la Iglesia contempla sobre todo el misterio de la Resurrección de Cristo que por su Cruz nos obtiene la salvación y la vida eterna. La Iglesia espera en la salvación eterna de todos sus hijos y de todos los hombres".

Vivir de manera correcta la celebración de la Víspera de la Fiesta de Todos los Santos solo nos puede traer como consecuencia una sola cosa, las Gracias Divinas por medio de la intercesión de Todos los Santos, a quienes rendimos honor y gloria por ceñir en ellos la corona de la victoria.

No celebres el Halloween, celebra el All Hallow’s Eve, como la iglesia lo ha venido haciendo desde hace 12 siglos. Vive y conoce tu fe.

la verdad que es una celebracion muy clara hacia donde se dirige.
Las personas se visten listas para el horror, se pintan los labios de negro y comen figuritas como dedos ojos etc.

Creo que el que esta con Dios no le puede parecer agradable asi que todo esta claro.

Todo es respecto al alma, un alma que ama a Dios se aparta de cosas de las tinieblas, no le gusta, no lo hace. punto

1 le gusta