Salah Abdeslam, el hombre más buscado de Europa

Salah Abdeslam, un joven francés de 26 años residente en Bélgica, se ha convertido en apenas unas horas en el hombre más buscado del planeta. Según las autoridades francesas, Salah participó en tareas logísticas y fue el responsable del alquiler del vehículo en el que los terroristas se trasladaron a la sala de fiestas Bataclan, escenario más sangriento de los atentados que provocaron al menos 131 muertes el pasado viernes en París.
Aunque fue controlado en la frontera con Bélgica el pasado sábado junto a otros dos individuos, los aduaneros belgas les dejaron marchar y, desde entonces, se encuentran en paradero desconocido.

Los servicios de seguridad de Francia y Bélgica trabajan muy estrechamente, sospechando una suerte de vasos comunicantes entre Bruselas y París, entre criminales musulmanes de nacionalidad belga y francesa.Todo parece sugerir que las primeras identificaciones, totales o parciales solo son la parte visible de un iceberg terrorista que tiene inquietantes y muy profundos tentáculos, no solo en Francia.