Recuerda demostrar amor a los que amas, feliz fin de semana

Una vez le pregunté a un señor: ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu esposa “te quiero”? ¿A quién?! —Me contestó extrañado. A tu esposa… ¿A mi esposa? Sí… ¿ella te dice cosas bonitas? No me hagas reír. Es más fácil reclamar que felicitar: “¡Esta sopa te quedó horrible!”, protesta el esposo, pero cuando está deliciosa no dice: “Mi amor, te felicito”… simplemente se la toma. Si le falta un botón a la camisa pone el grito en el cielo y si los tiene completos calla, se viste y se larga. Nuestro corazón está más acostumbrado para recibir críticas o desprecios que para las alabanzas o piropos. ¡Qué tristeza cuando el amor causa extrañeza! ¡Cuántos seres queridos se nos van para siempre y nunca oyeron de nuestros labios un “te quiero”! No somos malos sino descuidados y olvidamos a la gente que queremos. Muchas veces manifestamos amor cuando ya es tarde, cuando muere “el tío Pedro” hacemos lo imposible para asistir a su entierro, y no asistimos al cumpleaños del “tío Juan”. Un hombre después de unas charlas de reflexión se dio cuenta de que nunca le había expresado amor a su madre. Un día le dijo muy compungido: “Mamá, te quiero mucho” mostrando el mismo afecto a los demás familiares, y luego se retiró. La señora asombrada, asustada y envuelta en llantos gritó: “¡Ay, Dios mío!, ¡qué le pasa a mi hijo! ¡Vino como a despedirse!”, pensó que su hijo se iba a suicidar. Unos días antes este señor había llegado a su casa con una tremenda borrachera encima e insultó a todos, esto les pareció algo normal. ¡Qué tristeza cuando el amor causa extrañeza! Ante las alabanzas nos achicamos, desaparecemos… Pedro, quiero decirte algo… ¿Qué me vas a decir? Tú eres una bella persona. — ¿…? Pedro se pone rojo de la vergüenza, le da pena. — Sí todas las personas fueran como tú… — Estás exagerando — dijo Pedro sin levantar la cara. — Siempre te he admirado por tu solvencia moral y… — No, tú no me conoces bien. En cambio ante las ofensas o las críticas duras nos envalentonamos… ¡Tú eres un desgraciado! ¡Sí!.. ¡¿y qué?! ¡¿Eso es problema tuyo? !El corazón humano está hecho para dar y recibir amor, no para odiar ni recibir desprecios. Por eso hay que prepararlo, entrenarlo para el bien.
“Prepara tu corazón”
Recuerda demostrar amor a los que amas, feliz fin de semana.

image

3 Me gusta

Siii! A mi me encanta decir que los quiero! Soy bien empalagosa :grin: no pasa un día sin que les diga a mis seres queridos que los amo :heart: Es gratis, es fácil y hace tantísimo bien al corazón, al cuerpo y al alma :heart:

2 Me gusta

Mi hijo es exagerado con eso, de chiquito se despertaba para decirme que me amaba…pense que con la edad se curaria pero nanais, aun me llama por telefono o me envia inbox para decirme I love you Mom, hasta en las encomiendas me envia mensajes.
Porque sera asi?
No lo entiendo…

2 Me gusta

Lilly, eso es muy bueno! No te gusta? Mis hijos son como yo porque así se acostumbraron…nomás Ellos no son besucones, ni abrazadores :grin: yo si :grin:

1 le gusta

Mi hija dice que le desde chico fue un mamas boy… sin embargo soy mas apegada a ella, es como companierita, nos entendemos hasta sin hablar, siento que ella sabe mucho mas que yo, la admiro.

1 le gusta

Mira! Muy parecido a mi, con mis hijos… mi hija y yo nos hemos convertido en las mejores amigas y compañeras de la vida :heart_eyes: y también admiro todo lo que hace :wink:

1 le gusta

Es que ella fue un milagro desde que la esperaba, mi marido queria varon y yo nena, luego el la adoraba, pero queria varon para jugar al futbol.

Te muestro una foto de cuando ella era bebecita, apenas 2 meses y ya hablaba ingles ja ja ja, cuando usaba el chupete decia I’m going going going ja ja ja

Lilly y Piffi 1976

1 le gusta

Qué foto tan bonita!! :heart_eyes::heart_eyes::heart_eyes:

Mira a la mía :heart_eyes:

A poco no son unas bellezas? :heart_eyes:

2 Me gusta

Divina!

Como para comercela

1 le gusta

Muchas gracias :blush:

1 le gusta

Parece una mini Betty Boop

1 le gusta