¿Qué no sufra? Eso es imposible,

¿Qué no sufra? Eso es imposible, desde que te fuiste el sol nunca más brilló para mí. Aún no puedo pronunciar tu nombre sin que me duela, te fuiste de un día para otro y no supe qué hacer, me quedé con el corazón destrozado y la vida no me mostró lo mejor, al contrario: me dio muy malos días y tuve que aprender a caminar por el pasillo del dolor. Eso sí, espero que un día el dolor se vaya y vuelva a mirar las cosas con mejores ojos.

Es fácil decir “ve y olvida, que no te merece”, más la realidad no es tan sencilla. Cada día sin ti es más difícil para mí. Me duele cada vez que pienso en ti, y el corazón se me parte en mil pedazos cuando escucho una de nuestras canciones. Es ahora que comprendo que el amor es lo más maravilloso, pero también el más doloroso de los sentimientos. Cada día despierto con lágrimas, recordando que ya no estás, que sólo eres parte de mi pasado, que nunca más estaremos juntos… y ese momento, mi primer pensamiento del día, me resulta el más doloroso de todos. Y no me reconforta nada que me digan que saldré adelante, porque sé que pasará mucho tiempo antes de volver a caminar por la vida, deberé aprender que ya nunca te encontraré, que por más que camine nunca volveremos a cruzarnos. Has decidido dejarme y debo respetar esa decisión, no puedo obligarte a quedarte, y tampoco quiero que me tengas lástima ni vengas a verme para saber cómo estoy. Eso es peor que haberme dejado, no quiero mendigar tu amor ni que me lo des por pena, déjame seguir mi camino y tú sigue el tuyo. No quiero darte pena, ni que me visites por lástima… eso es humillante y no lo quiero, ya bastante tengo con tu marcha. Me dejaste de querer y lo debo aceptar, el corazón es un pajarito libre, va donde quiere y siempre parece ir por el lado equivocado. Quiero despertar y que tu recuerdo no me duela; no quiero buscarte, quiero olvidarte, porque pienso que si para ti fue fácil, es que entonces el ser humano tiene la capacidad de amar y dejar de amar con la misma facilidad. No quiero nada malo para ti, al contrario, quiero que siempre vayas donde vayas estés bien, y que estés con quien estés seas feliz. Un día llegará a mi vida ese amor que sabrá valorarme y amarme, y no tendré miedo, no huiré de ese amor, pues sería muy cobarde que por mi mala experiencia contigo cerrase mi corazón para no volver a amar a nadie más.

2 Me gusta

Es fácil decir “ve y olvida, que no te merece”, más la realidad no es tan sencilla. Cada día sin ti es más difícil para mí. Me duele cada vez que pienso en ti, y el corazón se me parte en mil pedazos cuando escucho una de nuestras canciones. Es ahora que comprendo que el amor es lo más maravilloso, pero también el más doloroso de los sentimientos. Cada día despierto con lágrimas, recordando que ya no estás, que sólo eres parte de mi pasado, que nunca más estaremos juntos… y ese momento, mi primer pensamiento del día, me resulta el más doloroso de todos. Y no me reconforta nada que me digan que saldré adelante, porque sé que pasará mucho tiempo antes de volver a caminar por la vida, deberé aprender que ya nunca te encontraré, que por más que camine nunca volveremos a cruzarnos. Has decidido dejarme y debo respetar esa decisión, no puedo obligarte a quedarte, y tampoco quiero que me tengas lástima ni vengas a verme para saber cómo estoy. Eso es peor que haberme dejado, no quiero mendigar tu amor ni que me lo des por pena, déjame seguir mi camino y tú sigue el tuyo. No quiero darte pena, ni que me visites por lástima… eso es humillante y no lo quiero, ya bastante tengo con tu marcha. Me dejaste de querer y lo debo aceptar, el corazón es un pajarito libre, va donde quiere y siempre parece ir por el lado equivocado. Quiero despertar y que tu recuerdo no me duela; no quiero buscarte, quiero olvidarte, porque pienso que si para ti fue fácil, es que entonces el ser humano tiene la capacidad de amar y dejar de amar con la misma facilidad. No quiero nada malo para ti, al contrario, quiero que siempre vayas donde vayas estés bien, y que estés con quien estés seas feliz. Un día llegará a mi vida ese amor que sabrá valorarme y amarme, y no tendré miedo, no huiré de ese amor, pues sería muy cobarde que por mi mala experiencia contigo cerrase mi corazón para no volver a amar a nadie

más.

Olvidarte no será fácil, pero lo haré

1 le gusta