Puertorriqueña ocupa cargo en el equipo del gobernador de Nueva York

Por los últimos tres años, Brenda Torres Barreto ha dedicado sus días a asistir a los boricuas en Nueva York, en ayudar a organizar la diáspora como una fuerza política en los Estados Unidos, en promover la limpieza de los terrenos de los antiguos campos de tiro militares en Vieques y Culebra, y en servir de enlace entre varias agencias federales y las autoridades puertorriqueñas.

Ahora, esta puertorriqueña abrirá un nuevo capítulo para los boricuas al entrar como subsecretaria de Medioambiente para el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Se trata de la primera mujer puertorriqueña en ocupar un cargo en la cámara ejecutiva del gobernador de este estado que por décadas ha contado con una gran población de puertorriqueños.

Desde esta posición, Torres Barreto estará encargada de asegurar que se cumpla con la política pública de Cuomo en materia ambiental. Se trata de un trabajo similar al que en un momento llevó a cabo en La Fortaleza durante el mandato de Sila M. Calderón. “Una de las diferencias es que este es un territorio que es como 16 veces el tamaño de Puerto Rico… es un trabajo de asesoramiento y de fiscalización”, dijo Torres Barreto en una entrevista con El Nuevo Día poco después de haber recibido la oferta para ocupar el puesto.

“Yo quería volver al campo de la política pública ambiental”, añadió.

Hasta finales de noviembre, Torres Barreto se destacó como directora de la oficina en Nueva York de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa, por sus siglas en inglés). Aceptó el cargo, según explicó, al entender que la agenda propuesta por el gobernador Alejandro García Padilla era sensible a las necesidades de los puertorriqueños dentro y fuera de la Isla. Además, venía de trabajar con una organización sin fines de lucro llamada El Puente, que buscaba el apoderamiento comunitario en un barrio de boricuas en la ciudad de Nueva York. El puesto le permitía extender el impacto comunitario más allá del kilómetro cuadrado que cubría la iniciativa sin fines de lucro.

“Fue bien fuerte al inicio porque la oficina (de Prfaa en Nueva York) no había estrechado lazos fuertes con la comunidad. La primera vez que reuní a los líderes creativos de la comunidad de puertorriqueños allá todos pensaban para qué los convocábamos. La idea era crear los lazos que no teníamos. De ahí sale la Red Creativa de la Diáspora Puertorriqueña que ahora tiene intercambios reales con artistas y coleccionistas”, dijo la mujer de 40 años.

Torres Barreto recordó que uno de los momentos más difíciles frente a la oficina de Prfaa en Nueva York fue manejar la emergencia en la cual dos edificios del barrio puertorriqueño en Manhattan colapsaron causando la muerte de tres boricuas y tres mexicanos.

La experiencia sirvió para poner a prueba un protocolo de emergencias que unía los esfuerzos de dependencias como la Agencia para el Manejo de Emergencias Federal, la ciudad de Nueva York, Home Land Security, la Alianza Consular Latinoamericana y Prfaa.

En cambio, una de las gestiones que la llenó de satisfacción fue el acuerdo, firmado este año, que viabiliza los trabajos para el eventual dragado del caño Martín Peña. Esta es una comunidad, compuesta mayormente por personas de escasos recursos económicos, que desde hace más de dos décadas lucha por la revitalización de sus espacios amenazados por las constantes inundaciones del cuerpo de agua aledaño.

Por otro lado, una de las iniciativas a las que les dedicaron mucho esfuerzo, explicó, fue en ayudar a la creación del National Puerto Rican Agenda. Esta es una organización sombrilla que busca agrupar o aunar los esfuerzos de distintos grupos de puertorriqueños en todos los Estados Unidos. La idea es unificar la voz de los puertorriqueños en EE.UU. de modo que se constituyan en una fuerza política que en Washington no se pueda ignorar. Esto es crucial tanto para las comunidades boricuas en el exterior como para los que residen en Puerto Rico, especialmente ante la crisis económica y fiscal que se vive en el País y los debates en la capital federal que podrían implicar cambios en el estatus político.

“El voto de los puertorriqueños va a estar condicionado a que se tomen como prioridades los temas de los puertorriqueños… Ese apoderamiento es importante para cada uno de los 8.5 millones de puertorriqueños que viven ya sea en Puerto Rico como en los Estados Unidos. Creo que para estas próximas elecciones (estadounidenses) va a ser un asunto de beneficio para Puerto Rico”, dijo Torres Barreto.

Esa atención de los asuntos puertorriqueños es importante porque la fuerza política de los puertorriqueños, en especial los de la Florida, uno de los estados conocidos por su voto flotante y que ha recibido a la mayoría de los emigrantes puertorriqueños, puede generar los cambios que Puerto Rico necesita para salir de la crisis actual.

“Si no hay una equidad en los servicios que se dan en Puerto Rico y los estados pues muchos puertorriqueños van a seguir saliendo. Ellos (el gobierno de EE.UU.) están forzando esa migración”, dijo Torres Barreto.

De hecho, la funcionaria, quien estudió un bachillerato en ciencias ambientales en la Universidad de Puerto Rico y una maestría en gerencia ambiental de la Universidad de Yale, indicó que esa agenda puertorriqueña se la llevará a su nuevo puesto en el estado de Nueva York.

“Me siento orgullosa por este nuevo reto. Creo que es una oportunidad importante. Además creo que será un espacio que me da un nuevo foro para también influenciar en los asuntos que afectan a los puertorriqueños”, dijo la mujer, quien es natural de Bayamón y con orgullo dice que es producto de las escuelas públicas de Puerto Rico.

8 Me gusta

Interesante tema gracias por compartirlo…

1 le gusta

http://i.imgur.com/Kx3IfVg.gif

http://i.imgur.com/AK5CcdQ.gif

Gracias por compartir! :slight_smile:

http://i.imgur.com/BnEu5NK.gif

http://i.imgur.com/JdnoOHI.gif

http://i.imgur.com/EBrR1RI.jpg