Pueblo de Egipto que se está quedando sin niños

A medida que Europa se enfrenta a la crisis migratoria, familiares desconsolados y un puñado de sobrevivientes todavía están buscando respuestas a uno de los peores desastres marítimos en Egipto, cuyo protagonista principal fue un barco repleto de migrantes.

De aproximadamente 500 personas que iban en la embarcación, sólo 11 sobrevivieron. Traficantes de personas embistieron el barco, que había zarpado de Damietta, en Egipto, cerca de Malta cuando se hundió, según contaron dos de los sobrevivientes.

La mayoría de los que estaban a bordo era de Siria y Gaza, pero 80 de ellos eran egipcios, incluyendo muchos niños. Doce de los menores de 18 años eran del mismo pueblo a las afueras de El Cairo.
Mohamed Essam era uno de esos niños, y su padre, Essam Ahmed, sigue pidiendo justicia.

Las familias de los desaparecidos están poniendo en marcha un nuevo caso con el fiscal general de Egipto para exigir responsabilidad penal por la pérdida de sus seres queridos.
Este será el tercer caso. Algunos de los familiares creen que sus hijos están aún con vida, y se encuentran retenidos por autoridades egipcias o italianas.
No van a renunciar a la esperanza, dicen, hasta que vean la evidencia de lo que sucedió.
Familiares de niños desaparecidos temen que estos estén en manos de autoridades egipcias o italianas

El pueblo de Mohamed, Aghour al-Sughra, tiene una larga historia de enviar a sus hijos a Europa para ganar dinero. Alrededor de 3.000, procedentes de Aghour al-Sughra, han hecho su camino a Turín, en el norte de Italia.
Los jóvenes dicen que no ven un futuro y nada está mejorando con cada nuevo gobierno en el poder en Egipto.

Y todo el mundo en el pueblo está al tanto de la ley italiana que expresa que menores de 18 años no pueden ser devueltos una vez que llegan.
Hasta el desastre del año pasado, el número de aquellos que deseaban viajar desde el pueblo había aumentado a 100 por año.
Aghour al-Sughra es uno de los muchos pueblos conocidos en Egipto por los altos números de emigrantes.
El corredor, o mandoob, como es llamado localmente, es muy conocido en toda la zona. Se encarga de organizar grupos y enviarlos a los traficantes de personas en la costa, tomando parte de la suma total para el viaje.
Pero desde el año pasado han estado funcionando los esfuerzos del pueblo para averiguar dónde están los 12 niños desaparecidos, en coordinación con las familias de todo Egipto que perdieron parientes.
Aghour al-Sughra es uno de los muchos pueblos conocido en el país por los altos números de emigrantes.
Salama Abdel Karim regresó de Turín después de 23 años y está construyendo una casa en las afueras de Aghour al-Sughra para su familia.