¿Por qué se maltratan y se dañan a sí mismos?

image

2 Me gusta

Son muchos los aspectos que generan incomprensión, desconcierto y confusión en nuestra vida. A pesar de que para todos los seres humanos son distintas las situaciones que generan dichos sentimientos, existe un aspecto que considero que desencadena angustia e impacto en la mayoría de individuos… un ser querido que se autolesiona y se maltrata a sí mismo.

Maltratarse a sí mismo es un mecanismo inconsciente que busca lidiar con emociones intensas que vive el sujeto. Frecuentemente, las personas que se autoagreden encuentran alivio en las autolesiones y carecen del control sobre su rabia y ansiedad, ya que no logran controlar sus emociones y por ende llevan a dañarse a sí mismas.

Dichos sujetos suelen ser personas con mucha rabia, rencor, frustración y autodesprecio. Para estos individuos, el temor de lastimar a alguien es intenso, por lo que vuelven su agresión hacia sí mismos tratando de liberarse de ella.

Las autolesiones son una forma de comunicar y manejar el sufrimiento o el conflicto psíquico por parte del individuo.

Dicho conflicto puede permanecer oculto por mucho tiempo y puede aparecer inicialmente como una manera de expresar la ira y el descontento para convertirse finalmente en una forma importante de afrontar el estrés.

Muchas personas consideran que la gravedad de la autolesión y auto maltrato a sí mismas son proporcionales a la patología que presenta la persona; por lo contrario, dicho factor no tiene relación ninguna con las autagresiones.

Con el tiempo, la persona logra tolerar más el dolor que se proporciona, por lo que después de un tiempo deben infligirse danos mas severos para lograr obtener la misma sensación de alivio que sentía previamente.

Lo alarmante de dicha situación es que a medida que aumentan las lesiones, aumenta el riesgo de infecciones, lesiones y heridas permanentes.

Las autolesiones son en su mayoría conductas ‘secretas’. Aquellos que se autoagreden tienen un profundo miedo de compartir con alguien su necesidad de maltratarse ya que sienten vergüenza y miedo al rechazo y desprecio de los demás.

Las formas más comunes de autoagredirse son los cortes en los brazos, manos y piernas. El abdomen, pecho y los genitales son frecuentemente partes del cuerpo que se utilizan para autolesionarse. Morderse, rasparse, golpearse, quemarse e incluso introducir objetos extraños dentro de orificios del cuerpo y debajo de la piel, son algunas manifestaciones comunes en aquellos que se automutilan.

Las mujeres tienen un mayor riesgo de dañarse a sí mismas entre los 15 y 19 años y los hombres, entre los 20 y 24 años, siendo más frecuente en mujeres.

Las autolesiones no son una conducta autodestructiva como lo son fumar y beber en exceso. La diferencia entre ambas consiste en que quien se autolesión conoce y sabe el daño que se va a producir, y a diferencia de fumar o beber, no lo hacen por placer sino por estilo de afrontamiento.

Es importante que aquellas personas que manifiesten dicha conducta, acepten su problema y logren comprender que dañarse a sí mismo es un síntoma de otro problema (s) que permanecer en nuestro inconsciente.

Determinar que situaciones generan estas conductas, identificar las emociones que se generan minutos antes y después de autolesionarse y buscar ayuda psicológica para comprender tu ‘yo’, son algunas estrategias que se utilizan para disminuir la automutilación.

Por: María Lourdes Dávila
Twitter: @MLOUDAVILA
Consultorio: 3738372

image

1 le gusta

Hola amigo javier, gracias por compartir
Interesante informacion Saluditos.

image

GRACIAS ANA Y BIENVENIDA…(SEE)