Por qué el eclipse de superluna de este domingo inquieta a la NASA

Durante el eclipse de superluna, una de las naves más importantes de la NASA, el Lunar Reconnaissance Orbiter, se quedará sin energía solar para recargar sus baterías durante tres horas.

¿Cómo hará para salir ileso?

El domingo por la noche y la madrugada del lunes los habitantes de gran parte del mundo, incluido el continente americano, tendrán la oportunidad de disfrutar de un espectáculo poco usual.
Una superluna se produce cuando la Luna llena o nueva se encuentra en su punto más cercano a la Tierra.
La última vez que este extraño posicionamiento de los tres cuerpos celestes tuvo lugar fue en 1982. Y el próximo no ocurrirá sino hasta 2033.
Pero mientras que para los amantes de la astronomía este espectáculo -en el que la Luna se torna de un color rojizo- puede ser simplemente hermoso o emocionante, para los expertos de la NASA es un pequeño dolor de cabeza.
Sin luz por tres horas
¿Por qué? Porque temen que la falta luz solar pueda dejar sin energía a una de sus naves espaciales más importantes: el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO, por sus siglas en inglés), cuya misión consiste en explorar nuestro satélite natural.
“Hay dos cosas que ocurren durante un eclipse: comienza a hacer frío y no hay sol para cargar las baterías”, le explica a la BBC Noah Petro, científico de la agencia espacial estadounidense.
El eclipse total durará más de una hora y “la nave se quedará sin luz directa del Sol por cerca de tres horas”.
Tecnologías similares previas mostraron dificultades durante los eclipses, pero el LRO fue diseñado específicamente con esto en mente.
Como un celular
Como la sonda recarga sus baterías con energía solar, durante el eclipse la NASA deberá tomar una serie de precauciones.
“Precalentamos la nave y luego apagamos los instrumentos para mantenerla segura”.
“Es como con un teléfono, cuando me llega una alerta que me indica que me queda un 20% de batería: puedo apagar el wifi o ciertas aplicaciones que siguen abiertas en el fondo”, señala Noah.
“Vamos a estar pendientes de los niveles de las baterías y preparados para reaccionar si algo no sale de acuerdo a lo planificado. Vamos a hacer todo lo posible para que la sonda atraviese el momento del eclipse y salga en buena forma”, añadió el experto.

Por su parte Dawn Myers, del centro de vuelos espaciales Goddard de la Nasa, dijo en un comunicado: “Siempre es estresante cuando está llegando el eclipse, pero seguimos los mismos procedimientos y no hemos tenido ningún problema”
Quienes se queden despiertos durante la noche del domingo o madrugada del lunes podrán ver una Luna más grande de lo normal por el efecto de su cercanía.

1 le gusta

Bien interesante, gracias
ZafiroAzul