Perro al que le cortaron las piernas recibe prótesis y es feliz

Cuando un vecino encontró al cachorro mordiendo uno de sus zapatos, lo persiguió y confrontó a su dueña. La dueña se disculpo por el comportamiento del perro de 9 meses y ofreció pagar por el daño. En vez de aceptar el pago, el vecino tomó una espada y cortó las patas delanteras del cachorro.

La dueña llevo rápidamente al cachorro, llamado Cola, a una clínica veterinaria en Bangkok, Tailandia, pero pensaba que el perro no sobreviviría. Cola había perdido mucha sangre y la herida parecía infectada.

Los veterinarios hicieron lo que pudieron por Cola, pero no estaban completamente equipados para tratar sus heridas. Entonces dieron aviso a la Fundación Soi Dog, un grupo sin fines de lucro que ayuda a perros y gatos abandonados, maltratos o descuidados en Tailandia. Entonces la fundación ofreció cubrir los costos de enviar a Cola a iVet, una clínica especialista en Bangkok.

Cola se recuperó, pero su dueño estaba aterrado de llevarlo de vuelta a casa. El vecino debía pasar un mes en la cárcel por su crimen, de acuerdo a la nueva ley de Bienestar Animal de Tailandia, pero a la dueña le preocupaba que volviera lastimar a su mascota una vez que cumpliera su castigo. Cuando Soi Dog se ofreció a cuidar de Cola, al dueña se sintió muy agradecida.

El perro pasó dos meses recuperándose en iVet. Lo veterinarios le colocaron una silla de ruedas para que se pudiera mover, pero rápidamente el perro aprendió a saltar en sus patas traseras como un canguro.

Aunque Cola podría habérselas arreglado, se enfrentaba a grandes problemas de movilidad. Así que el Dr. Aom de iVet uso su experiencia para crear prótesis para Cola.

El día que le probaron sus prótesis al perro, Gill Dalley, cofundadora de Soi Dog, visitó a Cola por primera vez. Gill también había perdido las piernas tras contraer septicemia, cuando estaba intentano rescatar a un perro callejero en 2004.

La conexión entre Cola y Gill fue instantánea, su relación se volvió tan fuerte que Gill decidió adpotarla. Ahora Cola vive con Gill y su esposo John – también cofundador de Soi Dogs – en la isla de Phuket.

6 Me gusta

Mientras mas conozco al hombre, mas AMO a los animales.:cry:

2 Me gusta

:disappointed_relieved:DIOS MIO COMO PUEDE HABER GENTE TAN CRUEL

3 Me gusta

Pero que rabia me dio esta nota. La verdad que hay que tener un corazon de acero para maltratar a un animal asi. El vecino mal nacido ese que se ponga con uno de su calaña para ver como les va. Que abuso dizque pasar solo un mes en la carcel…yo le cortaria la tercera pata esa que tiene para ver si es bueno…disculpa amix pero estoy indignada.

4 Me gusta

Y yo amiga :sob:[quote=“KIM647, post:2, topic:154355, full:true”]
Mientras mas conozco al hombre, mas AMO a los animales.:cry:
[/quote]

Así es amiguita, gente sin corazón :cry:[quote=“Yaisita, post:3, topic:154355, full:true”]
:disappointed_relieved:DIOS MIO COMO PUEDE HABER GENTE TAN CRUEL
[/quote]

Yo también pensé en eso amiga, da mucho coraje e impotencia leer algo así contra un ser indefenso :rage:[quote=“Karmin, post:4, topic:154355, full:true”]
Pero que rabia me dio esta nota. La verdad que hay que tener un corazon de acero para maltratar a un animal asi. El vecino mal nacido ese que se ponga con uno de su calaña para ver como les va. Que abuso dizque pasar solo un mes en la carcel…yo le cortaria la tercera pata esa que tiene para ver si es bueno…disculpa amix pero estoy indignada.
[/quote]

3 Me gusta

Eso mismo pienso yo… !

[/quote]

Con la misma espada que corto las patitas del cachorro…

2 Me gusta

1 le gusta

Que bien que todavía hay personas humanitarias y no abandonas a los animalitos

1 le gusta