Para vencer a chibaz la clave será

La diciplina en todo orden, tactico, mental y emocional.

1 le gusta

Marco, ya lo que esta escrito, nadie lo cambia, ya conoces como se juega en Mexico, con dinero bailan las perras y sory for you pero America va a jugar este papel un rato y se va

Ok :blush:

Marco, que pesimista está el gran Baldo creo que te lo cambiaron.

Tranquilo Baldo, tranquilo: si se trata de dinero, Don Emilio tiene más que Don Jorge.

No se preocupen que este torneo esta bajo contrato que es pa la chiva, ya que el proximo es del Aguila…

Y con goles tambien…:ok::sunglasses:

¿Porqué lo dices?
¿no qué este era el año de la grandeza de Coapa?

El año futbolistico del aniversario del America comienza el proximo torneo…

Ya entendí.
El Clausura no cuenta.
Gracias.

Disciplina y dedicacion
Saludos Marco y demás en casita
Q estén pasando buenas noches

Ha chin6a’o
Como es la vida
Que poco conocemos o que mucho sabemos el caso es que cuando queremos cerrar los ojos, los cerramos, asi es el fanatismo o amor por un equipo, Mexico al igual que otros paises esta podrido y su cinismo es tan grande que no les importa demostrarlo, seamos sensatos y dejemonos de terquedades, hay que ver las cosas como son, ademas sabemis que America es irregular y juega bien cuando le da su gana y chibaz trae una ayuda enorme atras de el, que esperamos

Marco, este Baldo no es el mismo. Desde que se autonombra güerito como que le perdió la fé al América y a sus jugadores sudamericanos.
¿no será un…Anti?

concuerdo con ustedes en que chibaz esta siendo ayudado este torneo. pero ojala America pueda sobreponerse al arbitraje en contra en esta liguilla, por eso creo que una de las formas de neutralizar la ayuda del arbitraje es con lo antes mencionado.

No sé qué temen tanto.
El América tiene un plantel infinitamente superior al del Guadalajara.

Temer? Aqui nadie tiene miedo. Digo no es como si nosotros en realidad nos jugaramos algo jajaj

#Sobre todo lo emocional . . . . ese estadio OMNILIFE no es el Azteca en tamaño, pero impone . . . . . .