Orgulloso 'Tuca' de su equipo

Fernando Vanegas México, Monterrey

Que no haya llegado su victoria 400 en partidos de Liga no es algo que le quite el sueño a Ricardo Ferretti, de hecho aunque hayan perdido, por la forma que lo hicieron, el “Tuca” salió orgulloso.

Si los Tigres hubieran vencido a los Xolos, Ferretti habría celebrado en privado su histórico triunfo como es su costumbre, pero la derrota lo obligó a ofrecer la conferencia de prensa.

Lejos de llenar la sala de prensa del Estadio Universitario con lamentos, lo hizo compartiendo conclusiones positivas, a pesar de haber sufrido su primera derrota en casa después de ocho juegos de Liga o Liguilla.

“Futbolísticamente, hoy estoy muy orgulloso de mi equipo, siempre te duele perder, siempre, pero hoy (ayer) tal vez no tanto, porque vi como equipo con 11 y con 10 que fue mejor todo el tiempo”, explicó.

"No fuimos contundentes como otras veces, pero así es el futbol, no tengo ninguna recriminación futbolísticamente, con 10 hombres fuimos mejores. Tuvieron todo, lo que yo les pido lo hicieron.

“Saben que duermo poco y ahora voy a dormir cinco minutos más”.

Y es que para Ferretti, en el Uni no ganó el mejor.

“El resultado a veces un gran impostor, los invito no sólo a ver el resultado, vean los 90 minutos bueno, no fueron 90 minutos, porque el rival se comió 15, 20 minutos”, dijo.

Aunque un error del portero Nahuel Guzmán costó el segundo gol de los Xolos, que a la postre resultó decisivo, el “Tuca” llamó a que no “crucifiquen” al argentino y aseguró que el “Patón” tiene autorizado tomar ese tipo de riesgos.

“Trajimos a un jugador de estas características, cuando las cosas resultan nadie comenta nada, en los últimos dos o tres partidos Nahuel estuvo arriesgando hasta más, pero hoy se equivocó y ahora sí lo vamos a crucificar”, comentó.

“Si yo quisiera crucificarlo, entrenaría de una forma distinta. Yo le pido y autorizo que juegue así”.

Quizá esa sea una muestra de que el “Tuca” no es tan conservador cómo se puede pensar, pero si fuera el caso, no es algo de lo que se avergüence al brasileño.

“Soy un entrenador que está buscando su triunfo número 400 así que hay varios que quisieran ser tan ratoneros como yo”, dijo sonriente.