No hay otro maestro tan poderoso