Mis chistes (Por mefistof )

Doctor, no puedo dormir

  • Si me echo del lado izquierdo se me sube el hígado y si me echo del derecho se me sube el riñón.
  • Pues, acuéstese boca arriba.
  • Entonces se me sube mi marido.

:ok_hand:

  • Mamá, ¿qué haces en frente de la computadora con los ojos cerrados?
  • Nada, hijo, es que Windows me dijo que cerrara las pestañas…

Le dice una madre a su hijo:

  • ¡Me ha dicho un pajarito que te drogas!
  • ¡La que se droga eres tu que hablas con pajaritos!

Una madre va al colegio a hablar con el profesor de su hijo.

  • ¿Por qué va usted a suspender a mi hijo?.
  • Porque ha copiado descaradamente a su compañero.
  • ¿Y cómo sabe usted que ha copiado mi hijo y no el otro chico?.
  • Pues verá señora, porque las nueve primera respuestas eran exactamente iguales, pero cuando ha llegado a la última, el compañero de su hijo había puesto:
  • No me la sé.
    Y su hijo ha escrito:
  • Yo tampoco.

En una cárcel, un preso comenta indignado a su compañero de celda:

  • Es un poco ridículo lo que estan haciendo conmigo.
  • ¿Por qué?.
  • Porque me metieron aquí por robar pan, y ahora me lo traen gratis todos los dias.
1 le gusta

Un señor decide averiguar qué es lo que hace un empleado suyo que sale a la calle sobre las 11 y regresa a la 1 cada día. Contrata a un detective y a la semana éste le dice:

  • Cada día a la misma hora coge su coche, va a su casa, hace el amor con su mujer, se fuma uno de sus puros y vuelve al trabajo.
  • Ah, menos mal, creía que podía estar haciendo algo malo en ese tiempo.
  • Me parece que no me ha entendido, le voy a tutear: coge tu coche, va a tu casa…
1 le gusta

Le dice la madre a la hija:

  • Hija, dicen las vecinas que te estás acostando con tu novio.
  • !Ay, mami! la gente es mas chismosa: una se acuesta con cualquiera y ya dicen que es el novio.
1 le gusta

Entra un señor en un bar y el camarero le pregunta:

  • ¿Qué quiere?.
  • ¡Que qué quiero!, una casa más grande, tener más dinero, que mi mujer sea más guapa.
  • No, hombre, ¿que qué desea?.
  • ¡Que qué deseo!, tener una mansión, ser millonario, que mi mujer sea estupenda.
  • ¡No hombre!. ¿Que qué va a ser?.
  • ¿Que qué va a ser?. Yo prefiero que sea chica pero si es un niño, no me importa.
  • ¡No hombre!. ¿Que qué va a tomar?.
  • ¡Ah, hombre, eso se dice antes!. ¿Qué hay?.
  • Pues nada, por aquí, siempre detrás de la barra…

En un autobús repleto de gente, sube un hombre. Se coloca al lado de una mujer guapísima y le pone la mano en el pecho.

  • Oiga, ¿podría poner la mano en otro sitio?- le dice la mujer-.
    Y le contesta el hombre:
  • No me provoque, no me provoque…

Le pregunta el marido a su mujer:

  • Maria, si te tocaran cien millones con la quiniela, ¿me dejarías de querer?
  • No, mi vida. Pero te echaría mucho de menos.

En el baile de oficiales de un cuartel un joven capitán le dice a la esposa del general:

  • ¿Me permite sacarla, señora?
  • De acuerdo, pero antes bailemos un rato…

El señor de la casa llama por teléfono y lo coge la asistenta:

  • ¿Ha llamado algún pesado, Maruja?
  • No, es usted el primero.

Tía Teresa, ¿para qué te pintas?

  • Para estar más guapa.
  • ¿Y tarda mucho en hacer efecto?
  • Mamá, ¿qué haces en frente de la computadora con los ojos cerrados?
  • Nada, hijo, es que Windows me dijo que cerrara las pestañas…

Le dice una madre a su hijo:

  • ¡Me ha dicho un pajarito que te drogas!
  • ¡La que se droga eres tu que hablas con pajaritos!

Pepito le pregunta a su maestra:

  • Maestra, ¿me castigaría usted por algo que yo no hice?.
  • No Pepito, ¡por supuesto que no!.
  • Qué bueno, porque no hice la tarea de hoy.

a profesora le dice a Pepito:

  • A ver Pepito, si yo digo: “fui rica”, es pasado, pero si yo digo: “soy hermosa”, ¿qué es?.
  • ¡Demasiada imaginación profesora!.

La mamá llama a Pepito y le dice:

  • Le dijiste a tu hermana que era fea, y esta llorando. Ve y dile que lo sientes.
    Entonces, va Pepito y le dice a la hermana:
  • Hermanita, siento que seas tan fea.
1 le gusta

Estaba Pepito en el patio y su madre le dice:

  • Pepito, ve a la tienda y tráeme pegamento.
    Y Pepito le contesta:
  • ¡¡No!!.
    Y la madre le dice:
  • Entonces te pego.
    Y Pepito contesta:
  • ¿Y cómo me vas a pegar si no tienes pegamento?.

Llega Pepito con su Mamá y dice:

  • Yo ya no quiero jugar con Juanito al rompecabezas.
  • ¿Por qué?.
  • Porque al primer martillazo ya está llorando.