Las tiernas imágenes de un cangurito huérfano y su búsqueda

Dicen que un abrazo tiene efectos casi analgésicos y tranquilizantes para cualquier ser humano. Ahora, una imagen ha demostrado que la teoría también aplica en otros seres vivos, como el pequeño Doodlebug, un canguro huérfano que encontró consuelo en la suavidad de un osito de peluche que se ha vuelto su compañero.image

La fotografía del marsupial fue tomada por Gillian Abbot, una mujer que cuida animales huérfanos como voluntaria en Australia, pero fue su hijo, Tim Beshara, quien decidió compartirla en sus redes sociales sin imaginarse que su tuit se volvería viral con más de 4 mil retuits y 3 mil favoritos: “Mi madre me envió esto mostrando el valor de un buen abrazo, especialmente para un wallaby huérfano”, fue el texto con el que acompañó la imagen.

Doodlebug vive en Nueva Gales del Sur, en Australia y hace un año fue encontrado solo tras haber sido abandonado por su madre a sólo días de haber nacido. Hoy, es cuidado por la organización WIRES y por Abbot, quien cuenta que el pequeño se ha adaptado perfectamente a la vida entre humanos aunque parece extrañar el contacto con alguien de su especie.

Para remediar esto, sus cuidadores le regalaron un osito de peluche y la solución dio resultado, pues el cangurito pasea, juega y duerme con él como si fuera parte de su familia: “Me encanta ver los comentarios en la fotografía en donde la gente cuenta que los ha animado después de un mal día”, aseguró la cuidadora al Huffington Post.

El trabajo de WIRES es ayudar poco a poco a Doodlebug a que sea independiente para que vuelva a la vida salvaje y pueda valerse por sí mismo aunque, en realidad no irá solo pues, llegado el momento, su osito de felpa lo acompañará en la aventura.

Que imagen tan tierna y triste a la vez :frowning:

Saludos Carol