La leyenda del Bosque de Piedras de Huayllay

Cuenta la leyenda que una huayeyna tenía 2 hijos pastores que a diario salían a trabajar.

Cierto día desaparecieron y la madre muy preocupada fue a buscarlos al bosque.

Preguntó al cóndor quien respondió que no los había visto, preguntó a las monjas quienes dijeron que habían observado pasar, no sabían que rumbo tomar, preguntó a la alpaca y le dijo que la laguna Japurin se los había comido.

Desesperadamente fue a aquella laguna y gritó a los cuatro vientos: ¡dónde están mis hijos! ¿acaso te los has comido?.

La laguna respondió: «los he castigado porque me tiraban piedras e inquietaban mis aguas».

Devuélvemelos, se impuso la madre. La laguna le pidió su alma a cambio de sus hijos.

Bosque de Piedras de Huayllay, santuario nacional, Pasco, turismo - noticias

Ante tal petición la progenitora entregó su alma por amor, pero esta laguna le engañó y la convirtió en roca.

Desde entonces al frente de capulí se encuentra una piedra en forma de mujer.

En miles y miles de años, la laguna logró engañar al oso, al caracol, a la cobra, al elefante, a la iguana y a todos los seres que hoy encontramos en el Santuario Nacional de Huayllay .

Según testimonios de las personas que entran al bosque de piedras, este lugar no tiene una salida establecida ya que es una zona que tiene sólo una entrada y adentro es un laberinto de piedras.

Por esa razón está prohibido el ingreso por cuenta propia y solo debe realizarse bajo la supervisión de un guía calificado.

6 Me gusta


s

Triste y linda leyenda

Muy lindo gracias

d