La France est tout amour

Europa abre el debate sobre su política de refugiados

La despiadada repuesta francesa a atentados comenzó con 20 bombas en Siria
NELSON RAUDA ZABLAH
15 DE NOVIEMBRE DE 2015
Con el respaldo de Estados Unidos, Francia bombardeó objetivos del Estado Islámico en Siria. El presidente Hollande ha prometido una ofensiva a gran escala para vengar los atentados que dejaron 129 víctimas mortales en París. Tres de los terroristas eran franceses y la policía busca a hombre belga.

COMPARTIRCOMENTARIOS (0)

Una niña sostiene un cartel que dice
Una niña sostiene un cartel que dice “Francia no tiene miedo. Yo soy Partís”, afuera del consulado francés en Sao Paulo, Brasil. Las muestras de apoyo a los franceses se suceden alrededor del mundo, mientras el gobierno de ese país lanza una ofensiva contra el Estado Islámico, responsable del atentado. Foto AFP / Alexandre Schneider

AFP- Aviones franceses lanzaron 20 bombas este domingo sobre el feudo del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Raqa, en el este de Siria, destruyendo un puesto de mando y un campo de entrenamiento, anunció el ministerio de Defensa en París. Francia cuenta con el apoyo de Estados Unidos en su ofensiva de respuesta a los atentados de París del pasado 13 de noviembre. De hecho, esta operación ya se realizó “en coordinación con las fuerzas estadounidenses, contra sitios previamente identificados durante las misiones de reconocimiento realizadas por Francia”, según las autoridades del país europeo.

Este domingo, el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, y su homólogo estadounidense Ashton Carter mantuvieron una entrevista telefónica, por segunda vez desde los ataques del viernes en París. “Acordaron medidas concretas que deben tomar los militares estadounidenses y franceses para intensificar aún más nuestra estrecha cooperación hacia una campaña sostenida contra el EI”, dijo Peter Cook, portavoz del Pentágono.

“El primer objetivo destruido era utilizado por Dáesh (acrónimo en árabe del EI) como puesto de mando, centro de reclutamiento de combatientes yihadistas y depósito de armas y municiones. El segundo objetivo albergaba un campo de entrenamiento terrorista”, precisó el ministerio de Defensa francés en un comunicado. El procedimiento fue realizado por doce aparatos, de los cuales diez eran cazabombarderos, llegados simultáneamente desde Emiratos Árabes Unidos y Jordania, en una operación en que lanzaron veinte bombas.

Los bombardeos son consecuentes con la postura del presidente francés François Hollande, quién advirtió que Francia será “despiadada” en su respuesta en todos los terrenos, tanto a nivel “interior como exterior”. Aunque no se dieron detalles de las medidas que se tomarían, previamente el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, explicó que seguirán “trabajando en estrecha colaboración con los franceses en términos de inteligencia, y también a nivel de respuesta militar en Siria”.

Por su parte, los mandatarios de Estados Unidos, Barack Obama, y Rusia, Vladimir Putin, acercaron sus posiciones sobre la guerra en Siria y junto al resto de colegas del G20 (los presidentes de los 20 países más ricos del mundo) prometieron en Turquía actuar contra los “terroristas extranjeros”. Obama y Putín tuvieron su primera reunión informal desde la intervención rusa para apoyar al régimen del presidente sirio Bashar Al Asad, hace un mes.

La guerra en Siria es importante para entender el contexto de los atentados de París. Este conflicto ha dejado más de 250,000 muertos en cuatro años, y tiene parte de la culpa por la crisis migratoria en Europa. Sobre el terreno se libran batallas en varios frentes, entre el régimen, apoyado por Moscú, los rebeldes y grupos como el Estado Islámico, bombardeado por una coalición dirigida por Estados Unidos, de la que Francia es parte.

Los presidentes de Rusia y Estados Unidos pidieron en la cumbre de Antalya (suroeste de Turquía) una “transición política dirigida por sirios”, precedida de “negociaciones bajo la mediación de la ONU”, así como un alto el fuego. Una reunión internacional en Viena ya permitió el sábado establecer un calendario concreto para la transición política en Siria, si bien Rusia e Irán siguen rechazando la partida inmediata de Asad, como exigen los países occidentales y árabes.

Pero el Kremlin advirtió que podría disentir sobre la manera de combatir a los yihadistas. Moscú y Washington tienen “objetivos estratégicos ligados a la lucha contra el EI, estos son muy parecidos, pero quedan divergencias sobre la táctica”, dijo un consejero ruso, sin más explicaciones.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtió contra cualquier tentativa de transformar la política europea de refugiados a raíz de los atentados. “Quienes perpetraron los atentados son exactamente aquellos de los que huyen los refugiados” y por lo tanto, “no es necesario revisar en su conjunto la política europea en materia de refugiados”, dijo. Las autoridades griegas indicaron que un pasaporte sirio hallado por la policía francesa en uno de los lugares que atacaron los yihadistas en París pertenecía a un solicitante de asilo que se registró en octubre en una isla griega, adonde llegan decenas de miles de migrantes. Mientras que un pasaporte egipcio encontrado cerca del Stade de France pertenece a una de las víctimas.

Los tres suicidas identificados hasta el momento son franceses

De los siete suicidas que participaron en los ataques tres ya han sido identificados y son franceses, de entre 20 y 31 años. Dos de ellos vivían en Bruselas, uno en el barrio de Molenbeek, según la fiscalía belga. El primero se hizo estallar cerca del estadio de fútbol y el otro en el boulevard Voltaire, en el este de París. Ambos murieron.

Según fuentes de la investigación este último sería el hermano de Salah Abdeslam y también hermano de otro hombre detenido el sábado en Bélgica. El tercer suicida, que ya fue identificado el viernes, es Omar Ismail Mostefai, de 29 años, por ahora el único identificado de los que participaron en el atentado al Bataclan.

La policía difundió este domingo la foto de un presunto implicado en los atentados de París, bajo orden de arresto internacional, y concentra ahora su investigación en Bélgica, el país donde podrían haberse planificado los ataques. El sospechoso es Salah Abdeslam, de 26 años, un hombre belga considerado “peligroso” y que residía en Molenbeek, un barrio popular de Bruselas donde al menos cinco personas han sido detenidas desde los atentados. La orden internacional fue emitida por la justicia belga.

La lista de víctimas letales se mantiene en 129 personas, pese a una confusión con un comunicado de Assistance-Publique Hôpitaux de París (AP-HP) que reportaba tres fallecimientos de las 80 personas admitidas en los servicios de urgencia. Se aclaró que AP-HP se refería a decesos ocurridos poco después de los atentados.

Los autores de los ataques disponían de armas, entre las cuales fusiles kalashnikovs, encontradas en la madrugada del domingo en un coche Seat en los alrededores de París En la céntrica plaza de la República, convertida en mausoleo improvisado de recuerdo a las víctimas, se vivió una breve estampida humana por una falsa alarma, signo del nerviosismo de los parisinos tras los ataques.

Dundo a la vista !!

Fierroooo contra esos phutos terroristas musulmanes!!.
.
.
Ahhhhh y que shingue a su reputisima gorda madre la carlingassss.alias letrina!!
Arreee puesssss!!

adelita hija de la gran puttha mas terrorista eres tu cuanddo me muerdes la wergha mientras me la mammas es la misma que uso como fierro para metertela en el kvlo arreee puesss reverenda pendehja