La felicidad

La felicidad es íntima, no exterior; y por lo tanto no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos