LA FASCINACION DEL No.33 Y LAS ECUACIONES DIOFANTICAS