La cura para el alcoholismo podría estar cerca


Científicos del Texas A&M Health Science Center College of Medicine descubrieron, o al menos eso creen ellos, las neuronas que hacen que la gente que padece de alcoholismo quiera y sienta la necesidad de seguir bebiendo aun cuando ya estás en mal estado.

De acuerdo con ellos, el alcohol puede cambiar la estructura física de algunas neuronas haciéndolas más sensibles a esta sustancia, por lo que, como si estuvieras montado en un juego mecánico, vas a pedir más y más, aunque ya no puedas ni estar de pie.

Todo es culpa de la dopamina, que aunque Belinda diga que es muy nices, pues no, y es que, como tu cuando ya estás muy tomado, estas neuronas se ponen muy loquitas y te animan a seguir empinando el codo.

Por cierto, con base a en esta investigación, proponen una suerte de medicina para hacer que la gente se controle, especialmente aquellos que gustan del “chupirul” en exceso.

Fuente
MentalFloss