La Cátedra de san Pedro - Febrero 22

¿Qué es la Cátedra de san Pedro?

El 22 de febrero se celebra oficialmente en la Iglesia católica la Fiesta de la Cátedra de San Pedro. A primera vista es un título un poco extraño. ¿A qué se refiere eso de cátedra? ¿Es que hay alguna especialidad universitaria particularmente digna de devoción?

La Cátedra de San Pedro tiene un doble significado. En primer lugar, hace referencia a una silla. Sí, una silla. Cátedra significa también “asiento elevado desde donde el maestro da lección a los discípulos”. Pero no se honra una cátedra cualquiera, sino la cathedra petri, donde se sentó san Pedro durante su administración como primer papa.

Los funcionarios del Imperio romano se sentaban en sillas de este tipo cuando administraban justicia o cuando participaban en ceremonias oficiales. Con su origen en el Imperio romano, la tradición fue replicada en la Iglesia católica romana y sobrevive hasta el día de hoy.

De hecho, los obispos, por ejemplo, se sientan en una cátedra especial durante las ceremonias litúrgicas en su iglesia catedral (la iglesia recibe este nombre por la silla). El asiento significa la autoridad especial de un obispo sobre una determinada región y lo vincula con el sucesor de san Pedro, el papa.

Hubo un tiempo en que se creyó que la auténtica silla de san Pedro estaba encerrada dentro de una escultura diseñada por Bernini para la basílica de San Pedro. Sin embargo, estudios arqueológicos recientes ponen en duda esta afirmación.

En segundo lugar, la fiesta refiere a la autoridad espiritual concedida a san Pedro por Jesús. Hay una tradición que dice que el 22 de febrero marca el aniversario del día en que Jesús dijo a Pedro: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

El papa Benedicto XVI ofreció una estupenda síntesis de la dimensión espiritual de la Cátedra de San Pedro en una Audiencia General de 2006:

“¿Cuál fue, por tanto, la ‘cátedra’ de san Pedro? Elegido por Cristo como ‘roca’ sobre la cual edificar la Iglesia (cf. Mt 16:18), comenzó su ministerio en Jerusalén (…) La primera ‘sede’ de la Iglesia fue el Cenáculo, y es probable que en esa sala, donde también María, la Madre de Jesús, oró juntamente con los discípulos (…). Luego Pedro se dirigió a Roma, centro del Imperio (…). Por eso, la sede de Roma, que había recibido el mayor honor, recogió también el oficio encomendado por Cristo a Pedro de estar al servicio de todas las Iglesias particulares para la edificación y la unidad de todo el pueblo de Dios.
Así, la sede de Roma, después de estas emigraciones de san Pedro, fue reconocida como la del sucesor de Pedro, y la ‘cátedra’ de su obispo representó la del Apóstol encargado por Cristo de apacentar a todo su rebaño (…). Celebrar la ‘Cátedra’ de san Pedro, como hacemos nosotros, significa, por consiguiente, atribuirle un fuerte significado espiritual y reconocer que es un signo privilegiado del amor de Dios, Pastor bueno y eterno, que quiere congregar a toda su Iglesia y guiarla por el camino de la salvación”.

En definitiva, celebramos esta silla o cátedra no por el objeto material en sí, sino por la persona que ocupó el asiento y la autoridad espiritual que recibió de Jesucristo.

Febrero 22
Lecturas del Santo Evangelio
Cátedra de San Pedro, Apóstol (Fiesta)</font)

Cátedra de San Pedro, Apóstol (Fiesta)

Primera Lectura

I Pedro 5:1-4

1A los ancianos que están entre vosotros les exhorto yo, anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que está para manifestarse.2Apacentad la grey de Dios que os está encomendada, vigilando, no forzados, sino voluntariamente, según Dios; no por mezquino afán de ganancia, sino de corazón;3no tiranizando a los que os ha tocado cuidar, sino siendo modelos de la grey.4Y cuando aparezca el Mayoral, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

Salmo Responsorial

Salmo 23:1-6

1Salmo. De David. Yahveh es mi pastor, nada me falta.2Por prados de fresca hierba me apacienta. Hacia las aguas de reposo me conduce,3y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre.4Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.5Tú preparas ante mí una mesa frente a mis adversarios; unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.6Sí, dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida; mi morada será la casa de Yahveh a lo largo de los días.

Evangelio

Mateo 16:13-19

13Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?»14Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.»15Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?»16Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»17Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.18Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.19A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»

Primera Lectura

I Pedro 5:1-4

1A los ancianos que están entre vosotros les exhorto yo, anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que está para manifestarse.2Apacentad la grey de Dios que os está encomendada, vigilando, no forzados, sino voluntariamente, según Dios; no por mezquino afán de ganancia, sino de corazón;3no tiranizando a los que os ha tocado cuidar, sino siendo modelos de la grey.4Y cuando aparezca el Mayoral, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

Salmo Responsorial

Salmo 23:1-6

1Salmo. De David. Yahveh es mi pastor, nada me falta.2Por prados de fresca hierba me apacienta. Hacia las aguas de reposo me conduce,3y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre.4Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.5Tú preparas ante mí una mesa frente a mis adversarios; unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.6Sí, dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida; mi morada será la casa de Yahveh a lo largo de los días.

Evangelio

Mateo 16:13-19

13Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?»14Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.»15Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?»16Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»17Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.18Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.19A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»

San Pedro, ruega por nosotros.