Jerusalén vive una nueva jornada de violencia tras el asesinato de una niña israelí