Ivanka Trump y Jared Kushner enfrentan una dura realidad