Implante Coclear

Los Implantes Cocleares hacen la función en el oído interno de las células ciliadas, dañadas o inexistentes.Los electrodos insertados en las Cócleas (cirugía) envían las señales a los nervios auditivos y de estos al cerebro que es el que las procesa, previamente codificadas (programación). La rehabilitación específica de los Implantes Cocleares es la Terapia Auditiva Verbal, TAV. Cirugía, programación y rehabilitación específica constituyen el tratamiento actual para instaurar o restaurar el sentido de la Audición en aquellas sorderas que previamente diagnosticadas así lo indiquen sin dudas.
Constan de dos partes una parte interna que se implanta quirúrgicamente en la cóclea y que consiste en una guía de electrodos (6), y una parte externa que consta [micrófono]] (1, procesador de voz y antena. Los nervios auditivos reciben los impulsos eléctricos gracias al estímulo de los electrodos, (5) generando así el sonido que se ajusta en varias sesiones de programación personalizada para que el tono y frecuencias asemejen lo más perfectamente posible al habla y sonidos de la audición natural.
Los Implantes Cocleares se realizan tanto en niños como en adultos sordos profundos y actualmente en severos cuando el diagnóstico corrobora que la sordera es irreversible. Los resultados varian según el grado de pérdida auditiva. Los pacientes postlocutivos son aquellos que han perdido la audición tras haber desarrollado lenguaje.
Los pacientes prelocutivos son aquellos que han perdido la audición antes de haber desarrollado lenguaje. En este grupo el factor que determina los resultados es la edad de implantación y varia desde un desarrollo normal del lenguaje en niños implantados antes del año de vida, hasta los pobres resultados alcanzados en aquellos niños o adolescentes que implantados tardíamente, después de los seis años ya tienen desarrollado su cerebro de manera visual y sin memoria auditiva sonora.
La parte externa, es una microcomputadora, compatible con otras tecnologías que interactúan con ella para la mejor comprensión de la palabra, mediante estos “oídos artificiales o biónicos” como se los ha dado en llamar, pues no son prótesis algo que suple al sentido mismo de la audición, aunque de manera artificial imitando a la humana e incluso mejorándola en algunos aspectos (eliminación de ruidos de fondo selectivamente).Tales son, la Frecuencia Modulada y el Bucle Magnético.
Crítica
El resultado del implante coclear no siempre es satisfactorio, y ha recibido fuertes críticas provenientes de una parte significante del colectivo las personas sordas, especialmente aquellos que utilizan una lengua de señas para comunicarse. De hecho, este sistema puede provocar parálisis facial parcial, trastornos nerviosos locomotores, y disfunciones psíquicas. Consideran, así mismo, que no es un tratamiento curativo, pues la persona sorda no se convierte en oyente (o porque no consideran la sordera como enfermedad), y su capacidad comunicativa por el canal auditivo sigue teniendo las mismas deficiencias.
Cada caso es diferente como puede ser en otros factores, tampoco es lo mismo el resultado de un audifono en la persona sorda, la rehabilitación , la familia, la persona, la incidencia rehabilitadora y el animo del implantado, hacen que el éxito de la rehabilitación sea más o menos efectiva. También hay que observar que menos del 5% de las personas implantadas sufren de alguna adversidad después de la cirugía, con lo cual es de tener en cuenta. También hay que tener en cuenta, que las personas sordas ven que el desarrollo de los implantados es menos sacrificado que antiguamente con los audifonos, con lo cual, están empezando a cambiar de opinión respecto a los implantes, también hacer mención a la lengua de signos, pues combinándola con la lengua oral (bilingüismo), el desarrollo conceptual de los niños implantados se desarrolla a gran velocidad, haciendo que los mismos se desarrollen dentro de sus cualidades con menos esfuerzo que hace algunos años.
Además, consideran que el desarrollo personal de un niño sordo implantado en un método oralista arrastra los mismos problemas que cualquier niño sordo sin implante en la misma situación, y que la solución es el uso de una lengua de señas como lengua habitual, junto con el aprendizaje la lengua oral. Las principales críticas suelen centrarse con los padres oyentes que deciden realizar un implante coclear a un niño sordo, con lo que existe una fuerte polémica al respecto.
Por último, hay personas sordas que critican que los audífonos no reciban las mismas ayudas estatales económicas del que son objeto los implantes cocleares en algunos países (en algunos casos, totalmente gratis, como en España por vía de la Seguridad Social), sobre todo teniendo en cuenta que hoy en día los audífonos digitales tienen mejores prestaciones tecnológicas, y no precisan de una operación quirúrgica de un implante coclear evitando, además, exponerse a sus posibles efectos secundarios.
No tenemos que olvidar, que el implante coclear, no deja de ser una ayuda protésica, de la misma forma que lo es un audífono y que lo único que hace es acelerar la re educación oral de las personas sordas prelocutivas (principalmente en niños), también depende su desarrollo oral del sistema educativo de decidan los padres, pues el sistema bilingüe (lengua de signos-lengua 0ral) que ya se viene desarrollando en algunos lugares de España, basándose en los resultados obtenidos en algunos países europeos, demuestran que el desarrollo de los niños es bastante significativo

3 Me gusta

gracias por la informacion

Mil gracias por compartiir esta excelente informacion.
image