Enfermo terminal confiesa a la policía un crimen cometido hace 25 años