El mundo superó las dos millones de muertes por COVID-19