El drama del hombre que recuerda experiencias que nunca vivió

El drama del hombre que recuerda experiencias que nunca vivió
David Robson
BBC Future


Matthew ha aprendido a vivir el presente únicamente. Para él, ni el futuro ni el pasado están claros.

El pasado y el futuro de Matthew son inciertos.
Luego de recuperarse de una cirugía en el cerebro, regresó a su trabajo de programador de computadoras, y tuvo una reunión con su jefe para explicarle que vivía con una lesión cerebral permanente.
“Mi jefe me dijo: ¿cómo podemos ayudarte? ¿Qué podemos hacer para que recuperes el ritmo en la oficina?”, cuenta Matthew.
“Eso fue lo que me dijo, pero lo que yo recordaba al día siguiente era que me iban a despedir. No permitirían de ninguna manera que regresara al trabajo”.
Para él, ese era un recuerdo muy real, tan verdadero como si hubiese ocurrido. Sin embargo, todo era un invento de su cabeza.
¿Qué estaba sucediendo con él?
Encontraron la antimemoria, pero ¿sabes lo que es?
Una “confabulación”
Hoy en día, el mal que sufre Matthew es conocido como “confabulación”, un trastorno de la mente producto de una lesión cerebral.
Esta afección no implica mentir o engañar, sino que obedece a una falla en la manera cómo los recuerdos son procesados en el inconsciente, confrontado problemas para diferenciar los hechos de la ficción.


Antes de someterse a la cirugía, Matthew veía doble y sufría de frecuentes dolores de cabeza.
Descubrir esta situación fue otro golpe para Matthew (cuyo nombre verdadero se mantiene en confidencialidad para proteger su privacidad).
“Estaba muy asustado. Pensé que no podía confiarme en lo que realmente había pasado”.
Más allá de esta condición extrema, es una demostración de la fragilidad de nuestros recuerdos y de la forma en la que nuestra mente construye su propia versión de la realidad.
Hipertimesia: la maldición y la bendición de la gente que recuerda todos los detalles de su vida
Una vida complicada
Matthew es voluntario en Headway East London, una organización sin fines de lucro ubicada en Londres, cuya meta es ayudar a personas con lesiones cerebrales.
Él comparte su experiencia en los eventos de esta institución.
Cuando en sus intervenciones habla sobre su pasado, suele mirar a su colega Ben Graham, amigos desde hace 10 años, para confirmar los detalles reales de su vivencia.
Su infancia no fue tranquila. Cuando era niño pasó mucho tiempo fuera del país. Luego, de joven, no tenía donde vivir, hasta que un monje franciscano le dio amparo.

Muchas personas con daño cerebral sufren de fatiga, aunque las razones no están claras.

De día estudiaba y de noche trabajaba. El duro esfuerzo le permitió ganarse un cupo en el University College de Londres para estudiar matemáticas y ciencias de la computación.
Luego de graduarse consiguió empleo en su campo, pero a los pocos meses comenzó a notar algo extraño.
Empezó a perder la sensibilidad en los dedos, a sufrir intensos dolores de cabeza y tener visión doble. A menudo trabajaba con un ojo cerrado.
Una tomografía mostró que la causa de sus males se localizaba en unos de los ventrículos del cerebro.
Justo en la zona que contribuye a la circulación de fluido cerebroespinal alrededor del tejido neurálgico, había un quiste que obstruía el paso.
“El fluido atrapado había presionando cada vez más el cerebro contra las paredes del cráneo”, explica Vaughan Bell, neurólogo del University College de Londres.
Esto también ejercía presión sobre el nervio óptico, lo cual provocaba la visión doble de Matthew.

La cirugía

Un equipo médico le practicó una intervención quirúrgica. Le hicieron un hueco en el cráneo para remover parte del quiste y drenar un poco del fluido.
Luego de la cirugía le explicaron que la operación lo había dejado con graves problemas de déficit de memoria.
Le dijeron que probablemente olvidaría a personas que entraran o salieran de la habitación en el hospital, como si fuesen teletransportadas frente a él.
“Sólo recuerdo que la gente aparecía en mi campo visual y luego desaparecía”,
comenta.

Bell dice que esto puede deberse a un daño en los cuerpos mamilares, unos nódulos pequeños en el cerebro que al parecer están vinculados con la habilidad de recordar.
Pero el daño estaba produciendo un efecto adicional. La pérdida de memoria estaba siendo compensada por el propio cerebro, que fabricaba recuerdos para llenar los vacíos de información.

3 Me gusta

Wow pobre!

Pobrecito, que fea historia.

Pense que se trataba de un caso de reencarnacion no de un trauma fisico. Pobrecito.

Qué complejo es el cerebro verdad? Es una vida muy complicada para las personas que tienen alguna disfunción cerebral

INTERESANTE, VENGADORA.LO QUE ACONTECE, ES QUE E SUFRIÓ UNA GRAN FATIGA CEREBRAL, LUEGO LO OPERARON Y SI PASA AHORA UN INTERFERENCIA AFERENTE-EFERENTE ENTRE LA MEMORIA Y SU PARTE DONDE ALMACENA EL SUBSCONSCIENTE EL SUEÑO, EN LUGAR DE IRSE A LA MEMORIA A CORTO PLAZO, INTERFIERE EN ESTO, PERO HA PASADO POR LA OPERACIÓN Y LA ZONA AFECTADA.AHORA EL NO SABE DISTINGUIR ENTRE LA REALIDAD Y EL SUEÑO, PUES LOS RECUERDOS DEL SUBSCONCIENTE TAMBIÉN SON ALAMACENADOS POR LA MEMORIA A LARGO PLAZO, PORQUE ES MUY FUERTE LA MEMORIA SENSORIAL, DONDE SE PERCIBE LA IMAGEN, EL SUEÑO DESDE LUEGO, ES OTRA IMAGEN.

Eso ha de ser desesperante.
Yo sufro de una memoria muy aguda, pero al menos lo que recuerdo ocurrió (toda mi familia es testigo, porque soy el más joven).

Muy buen tema, gracias.

Es el segundo gay que sé de memoria aguda. Su médico dijo ke era “pensante compulsivo” y le recetó. No sé si tomas droga para los headache. Coincidencia ke es gay? O presión social