El amor verdadero empieza por uno mismo

El amor verdadero empieza por uno mismo

¿Es ser egoísta por amarse a uno mismo? En absoluto. Hay quien pasa toda su vida esperando a la persona perfecta, a la persona ideal, saltando de relación en relación sin encontrar nunca a esa pareja soñada que tiene en mente.

¿Por qué ocurre esto? Ten muy en cuenta estas dimensiones:

  1. No busques a una persona que llene tus vacíos o que alivie tus miedos. Conviértete tu primero en esa “persona ideal”, en esa persona madura, equilibrada y segura con la que todo el mundo, incluyendo tú mismo)/a, merece estar.
  2. Si no empiezas por quererte a ti mismo, pasarás toda tu vida esperando que los demás te quieran y que cubran esas necesidades que sientes en estos momentos. No debes obligar a nadie a solucionar tus problemas, tus carencias, o a curar tus heridas. No puedes obligar a nadie a que te ame de modo incondicional, si primero, no te amas a ti mismo.
  3. Si tú te amas, si tú te respetas y no temes a tus soledades, serás capaz de ofrecer un amor más íntegro, más sabio y más maduro a la otra persona. Un amor que os llenará de alegrías y no de penas.

El amor que no sabe de penas, es aquel que se ofrece con madurez e integridad sin pedir nada a cambio. Una relación capaz de enriquecerse sin chantajes está formada por dos personas que se complementan para hacer de la vida, una bonita aventura llena de alegrías y de la que aprender cada día.

1 le gusta