Dime cómo besas y te diré quién eres. Atencion CHICOS

Los besos nos definen (o no)

Considerando el valor que para las chicas tienen este tipo de demostración amorosa, podría ser oportuno compartir una suerte de catálogo de tipos de besos y el significado que se le puede atribuir a cada uno de ellos. Todo, por supuesto, visto desde la óptica femenina. Advertencia: para disfrutar de este material es vital leerlo con cierta dosis de humor.

Beso helicóptero: las lenguas giran sin cesar. Parece un encuentro de lucha libre. Al hombre que besa así y le cuesta ir al grano. Es posible que necesite un mapa para encontrar tu punto G.

Beso látigo: son esos tipos que meten y sacan la lengua sin cesar. Cuando te estás relajando para disfrutar del beso, él se va y después vuelve a aparecer. Son muchachos poco confiables, no se entregan a la relación, sólo sirven para tener un touch and go.

Beso piraña: son los que intercalan besos con mordiscones fuertes e intensos. No sirve para encuentros sexuales de mucha duración. Lo de ellos es intenso pero corto.

Beso aspiradora: son los que te besan haciendo efecto sopapa. Te succionan todo el aire que tenés hasta dejarte violeta y al punto de la asfixia. Ojo con esta clase de hombres, son celosos empedernidos y muy posesivos. Eso sí, es posible que sean muy interesantes en la cama. Tenelo en cuenta.

Beso diluvio apocalíptico: el intercambio de fluidos es demasiado excesivo. Es posible que esta costumbre te corte la emoción justo cuando estés por alcanzar la cima de alegría.

Beso tipo picoteo: son los famosos piquitos. Este tipo de besos sólo se justifica si están muy apurados para darse una buena muestra de cariño o si hace 50 años que están casados. De otro modo sólo puede interpretarse como que en ese vínculo falta pasión.

Beso de gato: esto sucede cuando el muchacho en cuestión tiene la boca tan seca que besarlo se siente igual que lamer un papel de lija. Quizás un vaso de agua pueda salvarlos, vale la pena darle una segunda oportunidad.

Beso ilimitado: son los que te besan en la boca y alrededores. Esos alrededores incluyen mejillas y orejas. Si tiene la costumbre de besuquearte así en la cama es fantástico, pero si lo hacen cada vez que se encuentran (en tu casa, en un bar, en la calle o en una fiesta) es posible que desarrolles una irritación cutánea por exceso de humedad. Consejo: tené siempre a mano manteca de cacao o una crema de regeneración de tejido cutáneo. Y pensá que si el tipo te besa de esa forma en todo momento y lugar es posible que tenga un problema con los contornos y límites. O no los reconoce o no le importa, así que no te sorprendas si resulta ser una persona muy invasiva.

Besos multicombo: estos son los besos que tan bien describe Cortázar en Rayuela. Son una mezcla de distintas técnicas: hay un jugueteo de lenguas, un intercambio de mordiscos y una fusión de miradas. Es el beso ideal. No sabemos si quien bese de este modo pueda convertirse en el Príncipe Azul pero bien podría decirse que un hombre que besa con ganas, paciencia y mirando a los ojos es, cuanto menos, un tipo que puede resultar interesante en la cama.

2 Me gusta

Muy Interesante informacion!!! :wink:

1 le gusta

a mi me gusta besar y darles una mordidita suavecita en los labios…kual sereeee

1 le gusta

Gracias @princesaeterna

1 le gusta

Vos sos una pirania

:wink::wink:

ahh pos esta piraniaa kiere komerteeee todita munekitaaaaaaaaaaaaaa.

1 le gusta

ahora cuando vengas a San Francisco papi bello

on my way munekitaaaaaaaaaaaaaa…

1 le gusta

Pero no te vengas para el 4 de Julio, que te quiero sanito y fortachon jajajaja

noooo…ese dia no kojoooo digo viajo munekita…