“Después de admirar la belleza de la inmensidad…

image

Recuerda que Jesucristo dijo acerca de su padre, que EL se preocupa y alimenta a su creación “mira los lirios del campo, ellos no siembran ni hilan, pero en verdad les digo que ni siquiera el sabio rey Salomón en su mayor gloria se vistió tan bellamente como uno de esos lirios”.
Por eso, el optimismo en parte, es creer en tu naturaleza espiritual, y que en el momento en que te arrojes a los brazos de Dios y confíes en él, arriesgándote, el te proveera de lo necesario y tu camino se hará más claro.
Cuando cifres en otras personas, o en razonamientos de tu cabeza, la razón de tu optimismo ¡así no funciona! Tienes que arrojarte en los brazos de Dios, buscarlo en tu corazón, en el silencio de tu alma…
Y es, en ese silencio, libre de razonamientos y tuyos y de otras personas, que tu espíritu que conoce de su realeza, va a salir radiante… poderoso, a darte la energía y valor que necesitas.
A mi mismo no me es fácil seguir mis propios consejos. Pero se, que en las innumerables veces que he buscado a Dios y a mi ser en mi corazón… he tenido respuestas.
Reconozco que muchas veces que he recurrido a Dios… es cuando mi cabeza y mis razonamientos me han hecho sentir muy mal… no al grado de enfermedades, pero sí en sensaciones internas de insatisfacción, de que no encuentro la salida, no se que decisiones tomar, si seguir a mi cabeza… o escuchar a mi corazón y los problemas se vienen en diluvio…

Es entonces cuando me rindo a mi Dios y Padre, y en las noches acostado dialogo con EL en secreto y le pido protección y guía…
image
O en las noches, camino, miro hacia las estrellas, y encuentro la luna, las nubes, la inmensidad… y un profundo respiro… un silencio en admirar la belleza del firmamento… y mi silencio interior ¡Ah y que delicioso siento escuchar mi voz interior en esos momentos!
En verdad que cuando miro el firmamento me lleno el alma y me digo: “Después de admirar la belleza de la inmensidad… ya nada mas me importa ¿que puede importar más que estos bellos momentos?
¿Qué importa más que mirar la belleza del cielo, su pureza, su inmensidad?” y es cuando recobro la serenidad interior, la fe, la esperanza… ¡y mágicamente recibo las respuestas!
image
No me es fácil confiar en arrojarme a los brazos de Dios siempre… pero creeme, es lo único que funciona.
Nada más.
Si fundamentas tu optimismo en tu fe en Dios, te garantizo que nunca quedarás decepcionado, y que si no obtienes lo que quieres, es porque Dios, en su sabiduría, te ha mandado por otro camino que te dará más satisfacciones aún.