Conoce qué comer según tu tipo de trabajo

Trabajadores de oficina

La gran cantidad de horas que se tiene que estar sin hacer muchos movimientos, no permiten tener una adecuada alimentación y a veces no llegamos a consumir

alimentos nutritivos.

Para evitar una mala digestión no es recomendable comer alimentos que contengan carbohidratos. De ser posible es mejor reemplazarlos por arroz y pan integral (en pocas cantidades), tanto en el almuerzo como en la cena.

Trabajador viajero

El trasladarse continuamente como parte de un trabajo de campo puede ocasionar estreñimiento, problemas por consumir alimentos en la calle y aunque parezca mentira falta de actividad física.

Para llevar una vida sana, es recomendable comer alimentos con fibra y frutas y verduras como papaya, alcachofa, espárrago y calabacín. Además siempre es bueno hidratarse.

Trabajador de turno

Este tipo de trabajo puede ocasionar problemas de sueño y vigilia por el constante cambio de la rutina. Se recomienda comer alimentos ricos en triptófano como legumbres, frutos secos, plátano, avena, leche y almendras, ya que aportan mucha energía.

Trabajador con rutina pesada

Si el trabajo requiere de un gran esfuerzo físico se debe de ingerir alimentos que tengan muchas calorías como harinas o carbohidratos en general. También, es recomendable comer productos ricos en vitamina A y carotenoides que son los que poseen una tonalidad amarilla, naranja o roja. Es decir, se debe elegir en las comidas calabaza, zanahoria, naranja, berros, espinacas y camote.

3 Me gusta
  1. Trabajador estático
    Ante la ausencia de movimiento continuado durante varias horas consecutivas, el organismo de este tipo de empleado requiere de productos con bajo aporte calórico pero que a su vez garanticen una nutrición adecuada. Por tanto, debe limitar la ingesta de hidratos de carbono tanto en la cantidad como en el tipo de hidratos, debiendo optar siempre por el arroz integral y panes integrales. Es importante también que la ingesta en la media tarde y las cenas sea inferior que en el resto de las comidas.
1 le gusta
  1. Ejecutivo viajero.
    Los traslados frecuentes por motivos laborales ocasionan ciertos transtornos en nuestro organismo que a menudo pasan por el estreñimiento, la dependencia de la oferta gastronómica para comer sano y la dificultad para sacar tiempo para realizar actividad física. Por estos motivos, se deben buscar siempre las opciones integrales. La papaya, la alcachofa, el espárrago y el calabacín son muy recomendables para alcanzar el confort digestivo. No debe faltar tampoco la botella de agua en el maletín.
1 le gusta
  1. Trabajo por turnos.
    En este caso, se sufre el cambio constante de rutina y de ciclos de sueño y vigilia, así como el efecto de las largas jornadas de trabajo. La comida previa al trabajo debe ser consistente debido a que necesitamos el aporte energético para desempeñar nuestra labor. Para favorecer el descanso y regular el sueño, es positivo recurrir a alimentos con alto contenido en triptófano, como las legumbres, los frutos secos, el plátano, la avena, la leche o las almendras.
1 le gusta
  1. Trabajador activo.
    Las personas que desempeñan trabajos que implican un mayor esfuerzo físico deben consumir cantidades suficientes de alimento como para cubrir las demandas de energía de su organismo. Si desarrollan un trabajo físico considerable deben incluir más hidratos de carbono en su alimentación, y se pueden permitir consumir con más frecuencia. Asimismo, los carotenoides y la vitamina A son esenciales para los que trabajan al aire libre: podemos encontrarlos en alimentos como la calabaza, la zanahoria, la naranja, el boniato, los berros, o las espinacas.
1 le gusta

1 le gusta


.


.,

1 le gusta

Muy buen tema, gracias.

1 le gusta