Confunden al príncipe Harry con un vendedor de árboles de Navidad