Cómo llamar la atención en la oficina

Seguro que quienes son poco productivos y malos colegas de oficina tendrán las miradas puestas en ellos, pero no del modo en que nosotros queremos. Por eso, debes fijarte en lo que haces para llamar la atención, no subir al escritorio y ponerte a gritar, ni hablar a volumen más alto que los demás, ni carecer de la capacidad de delegar o de trabajar en equipo.

Fijate en tus capacidades, explota aquellas que son mayores, y cultiva las que estén algo débiles. También debes enfocar tus esfuerzos. Si quieres llamar la atención de un cliente, por ejemplo, debes presentarte servicial y cordial, mientras que si quieres hacerlo con tu superior, muéstrate productivo y rendidor para la oficina.

Conoce a tu objetivo

Dedica un tiempo a conocer a las personas cuya atención quieres merecer. Analiza qué es lo que les gusta, qué priorizan, cómo son sus comportamientos al llegar a la empresa, a mediados del día y al finalizar la jornada. Analiza sus horas de mejor humor, los momentos en los que requieren soledad e intimidad, y verifica qué es lo que valoran en un trabajador, vendedor, o cual fuera tu cargo y relación con esas personas.

Finalmente, y habiendo ya realizado tu análisis, sólo nos queda darte el consejo de oro: actúa en consecuencia, de una manera sutil y natural. Forzar conductas se verá acartonado, plástico y artificial. Procura aprender las herramientas que te permitan poseer esos valores para cuando estés en la mira de la persona cuya atención estás tratando de cautivar.

2 Me gusta

Gracias por los buenos consejos.

Excelente información que compartes gracias