Cómo leer más rápido y comprender mejor

Algunas claves de la lectura rápida

Hay algunas claves que es importante conocer de cara a comprender y familiarizarse con la lectura rápida.

Por ejemplo, hay que tener en cuenta que todo lo que vemos escrito lo leemos, no podemos evitarlo, así como también memorizarlo. Si yo te digo ahora que te fijes en el siguiente número pero no lo leas: 87, verás que es imposible no hacerlo y no memorizarlo.

Por otra parte, es importante saber también que necesitamos utilizar el campo de visión periférico para visualizar distintas palabras al mismo tiempo. Leer por sílabas es costoso y cuesta mucho tiempo.

En la lectura intervienen dos procesos, uno más físico, de percepción visual, y otro más mental o intelectual.

Para lograr ser rápido leyendo, es importante desarrollar simultáneamente ambos aspectos a través de la práctica y el entrenamiento, logrando así el máximo rendimiento.

4 Me gusta

Pasos para leer más rápido y comprender mejor

Es importante saber que la lectura rápida precisa práctica; sin embargo, aprender las técnicas y practicarlas no requieren mucho tiempo al día. Lo deseable es lograr incluir las técnicas en la rutina del día a día y ser así consciente de lo que se lee y de qué manera se lee.

Lo importante en la lectura rápida es lograr al final destacar aquello que merece más atención y eliminar lo que no se necesite.

1. Prepararse

Lo primero es prepararse, que tiene que ver con la cantidad de distractores y de falta de concentración a lo que se enfrentan los lectores.

Para hacer frente a este primer paso, es imprescindible preguntarse por qué se está leyendo y qué es lo que se espera de dicha lectura.

Preguntarse también cuál es el propósito de la lectura, lo que uno pretende hacer con ella y decidir y distinguir en qué momentos se utilizará esa información.

Muchas veces las personas se desconcentran por múltiples motivos: el entorno, la cantidad por leer, sus propios pensamientos acerca de otros temas… Y así, la persona puede sentirse tensa y presionada.

Para hacer frente a todo ello, la persona debe crear un marco donde integrar toda la información que irá aprendiendo en el transcurso de la lectura.

Se trata de un tiempo de “aprendizaje” donde la persona se pregunta lo que conoce, antes de empezar, acerca de lo que va a leer. Si ya conoce algo, le servirá de punto de apoyo (serán hechos), pero si no conoce nada, comenzará a formularse preguntas.

Es importante hacerse preguntas, porque eso le llevará a buscar respuestas (preguntas del tipo qué, cómo, cuándo, quién…). Cuantas más preguntas se hagan, mayor probabilidad de encontrar las respuestas y aprender.

Por tanto, esta primera etapa puede incluir:

a) poner por escrito todo lo que se sepa acerca del tema que se va a leer (no hace falta redactarlo, basta con poner algunas palabras).

b) Piensa y decide qué esperas encontrar del libro y qué quieres que te aporte: pregúntate qué sabes, qué necesitas, qué quieres saber, por qué has escogido dicha lectura.

2. Ojeada de la lectura

Es importante ojear el libro de principio a fin. Familiarizarse con el libro y con lo que éste nos ofrece. Para eso, mira cómo es, cómo se estructura, si tiene ilustraciones o es todo texto, si hay partes donde se resume la información…

Mira también la letra, su tamaño y tipografía, si se reparte en capítulos cortos o largos, cómo son los párrafos…

Por ponerte un ejemplo, uno de los autores, Konstant, indica que si un libro que vas a leer tiene 300 hojas, deberías dedicar al menos 10 minutos en este paso.

Se trata de ojear detenidamente el libro, la portada, índice y contraportada, los apartados, su estructura, el glosario.

Fíjate cómo están los títulos y subtítulos, los dibujos y entonces determina qué áreas son las más importantes y cuáles de ellas puedes eliminar porque no necesitas o son menos importantes.

Es un bueno momento para volver a preguntarse lo que uno necesita y quiere obtener de ese libro, porque le ayudará a definir exactamente la manera en la que se debe leer.

Esto te permitirá tomar la decisión de seguir adelante con el libro o dejarlo de lado porque no abarca especialmente lo que necesitas y es por tanto una mejor opción buscar otra cosa.

Algunos consejos que puedes tener en cuenta son:

– No te dejes llevar por la portada y adéntrate en el interior del libro.

– Fíjate en la contraportada, un buen libro debería tener una buena reseña. Además, te puede dar ideas de lo que puedes conseguir con el libro y de la manera en la que estará escrito.

– Lee la introducción, porque suele estar escrita en muchas ocasiones por otras personas y da información sobre la persona que escribe el libro.

– Fíjate en el índice y en los contenidos. Este apartado te ayudará mucho a distinguir la información relevante de la que no vas a necesitar.

– Los dibujos te ayudarán a recordar información.

– La bibliografía te dará información acerca de qué tipo de material ha utilizado el autor para escribirlo.

3. Inicios de la lectura

En este paso es importante centrar la atención en la organización del libro.

Debes fijarte cómo está escrito: si de manera cronológica, de modo que debes leer primero una cosa, luego otra, etc. Fíjate si tiene ejemplos, si se destaca lo importante…

Para eso, ve pasando las hojas a un ritmo de ½ segundos por cada página, remarcando y prestando atención a las palabras que están remarcadas (bien sea el título, las palabras en negrita, en cursiva, alguna que te resulte más compleja…).

Esta lectura más pasiva te permitirá saber cómo es el lenguaje que utiliza el autor, ver las ideas principales y clave del texto.

4. Lectura activa y detallada

Aquí es donde, enlazando con lo anterior, se pretende que la persona identifique las ideas básicas de un texto. Es lo más parecido hasta ahora de lo que llamamos “leer”.

Debes tener en cuenta que los pasos anteriores son muy importantes para encontrarse preparado en esta etapa.

Para encontrar las ideas principales, es importante conocer el material. Si es informativo, es probable que esté al principio mientras que si es de entretenimiento suele estar al final.

Para este apartado, puedes leer los primeros y últimos párrafos de cada capítulo y las primeras y últimas frases de los párrafos que se destacan. Y conforme lo vayas haciendo, intenta descubrir las ideas principales.

Aquí es importante que vayas anotando y subrayando y que no te fijes en todo el texto, de lo contrario no estarás avanzando en el aprendizaje de leer más rápido.

5. Analiza todo lo que has hecho hasta el momento

Este es un momento en el que te puedes parar a reflexionar y anotar las dificultades que te has encontrado, las inseguridades, los pensamientos que has tenido.

Piensa qué ha evocado el material, si tu actitud se ha modificado a lo largo de la lectura, si hay algún capítulo que te ha interesado más, qué has aprendido, si entiendes lo que has anotado…

Hasta el paso siguientes puedes pensar que todos los pasos anteriores no sirven para nada y que es un malgaste de tiempo. Es un error.

Todos estos pasos previos te ayudarán a trazar el mapa para estar preparada a leer de manera rápida. Cuando sabes lo que buscas y lo que necesitas, la tarea es más fácil. Todo lo anterior te ayuda a ver dónde estás y qué necesitas.

En este momento ya estás preparado para leer.

6. Lectura profunda y selectiva

Ahora, es importante que repases las notas que has tomado en los pasos previos. Mira si con toda la tarea que has hecho a esta ahora, puedes resolver las preguntas te planteaste antes de iniciar la lectura. Si es que sí, no necesitas leer más profundamente.

Si a pesar de todo, decides que no tienes exactamente lo que buscabas, puedes volver a retomar todo lo subrayado, y si a pesar de ello, sigues necesitando leerlo en profundidad, es el momento adecuado para hacerlo, dado que ya sabes cómo se estructura el texto.

Ahora habrás dedicado alrededor de 50 minutos a todos los pasos anteriores, pero leer el texto te resultará mucho más fácil. Vuelve a preguntarte, llegados a este punto, qué sigues necesitando de la lectura y actúa en consecuencia.

Es importante destacar también que cuanto más definido esté el propósito y lo que pretendes extraer de la lectura, más utilidad tendrá.

¿Y tú, te animas a poner en práctica estos consejos para leer más rápido?

image

1 le gusta

image

1 le gusta

Bonito tema que compartes, gracias
https://www.helloforos.com/uploads/short-url/vUProfbESVK8rpQJvpleGQcLB87.png

1 le gusta

Me agradó este tema, gracias.

1 le gusta