Columna San Cadilla, 23 de Septiembre del 2015

¿Quieres el abono? Que venga tu hermana

Y que se las aplican oootra vez. Tal como sucedió en el Clásico del torneo pasado, la directiva de Tigres volvió a armar un operativo anti-reventa en el del sábado y les retiraron los abonos a varios integrantes de la barra del Monterrey.

Nuevamente los aficionados de La Pandilla, sí, la del Cerro de la Silla, sufrieron para ingresar al Universitario.

La semana pasada dediqué casi toda una columna explicando cómo iba a ser el operativo, enfocado a la zona por donde entró La Adicción. Me dicen que los abonos confiscados se retiraron a personas que son parte de “la porra” o ingresaron por ese acceso.

Al igual que el torneo pasado, a los que ingresaron con abono, pero que no estaba a su nombre o no tenían identificación, pues se los quitaron, pero esta vez los regresaron a casa con una circular que debían entregar a los verdaderos dueños del plástico.

A partir de hoy sus dueños originales tienen que ir a recuperarlos presentando esa hoja. Si es que se los quieren dar.

La gente de Tigres dice que el operativo es para impedir la reventa, porque ya hay una empresa semiidentificada que se dedica a eso y quieren combatirla.

El problema es que varios de los afectados alegaron que el abono era de un familiar no de una empresa. En particular uno de ellos dijo que era de su hermana, pero no pudo demostrarlo mediante una identificación oficial al momento de entrar al estadio.

Pues a mi compa le dijeron que les llevara a su hermana (o sea, en buen plan) con todo y hojita.

Mi Tía La Religiosa me decía de chiquito que no hiciera cosas buenas que parecieran malas y, bueno, me dicen que esto es para evitar la reventa, pero ya en la práctica parece más bien un operativo para evitar que vayan los Rayados a los Clásicos.

En los vestidores

Si antes del juego se hacen esas diferencias entre los aficionados de Tigres y Rayados, déjenme les cuento que después del partido en los vestidores se respiraba otro ambiente.

El intercambio de playeras no cesó, los utileros no se daban abasto yendo de un vestidor a otro con varias bolsitas con playeras que llevaban de un lado a otro.

Todos vimos cómo Sobis y Orozco se tiraron durante todo el juego, bueeeno, como dijo ‘Jona’, eso quedó dentro del campo, porque afuera, la camaradería entre los jugadores de los dos equipos fue evidente. Es más, Gignac hasta mandó dos para repartir.

Sé que hay quienes no lo entenderán y no voy a tratar de convencerlos, ya claudiqué en mi campaña de “Di No al Anti”, pero sirva este ejemplo para dejar en claro que para los jugadores, aunque sea un Clásico, el futbol no deja de ser su trabajo. Y está bien.

¿Tranquilos?

Ahora sí, vamos con lo que platiqué con mi Juditas rashado para saber qué es lo que está pasando ahí adentro del vestidor, cómo es que han pasado las horas después del Clásico.

Si antes se encerraban, pues imagínense ahora. Lo bueno es que lo tengo a él y varios más para que me digan la verdad y no confiarme con las declaraciones en las que todo parece estar bajo control.

“No te puedo decir que aquí todo está tranquilo, porque no es cierto”, me dijo.

Pero lo que más me llamó la atención es lo que me dijo que ha notado hacia el interior del club.

“Sí se habla de qué tenemos que hacer para levantar, ya estamos preparando el juego del Morelia, pero la esperanza de muchos es el calendario, que tenemos tres juegos de local en dos semanas”, me contó.

La pregunta es: ¿por qué tendrán tanta confianza por el solo hecho de ser locales?

Ni en casa han ganado y hasta el colero Santos les sacó puntos, vamos, hasta el San Luis y el León, sin titulares, se fueron vivos en la Copa.

Pero, bueno, eso es lo que me contó.

¿Y en Tigres?

No, en Tigres, ahorita la principal preocupación es cómo le harán para convencer al “Tuca” de ya no entrenar en Zuazua porque ya se volvió un martirio el camino de regreso después de los entrenamientos.

Me dice mi Juditas felino que el congestionamiento a la altura del campo militar tiene hartos a más de uno y luego se tienen que chutar el oootro embotellamiento en el entronque a la carretera a Monclova, por la construcción de un paso a desnivel.

Si no pregúntenle a mi compa Richard Sánchez, el portero que le compraron al Dallas de la MLS.

A este chavito ni a la banca lo han llevado ni en la Concachampions, pero ya trae un carro de lujo, lo malo es que un camión de los que trabajan en las obras le chocó precisamente regresando de un entrenamiento.

1 le gusta

Si , a mi me tocan esos dos embotellamientos cuando voy para alla y el del campo militar esta palperro! :anguished: