Canteranos los salvan

#1

Por: El Porvenir / Héctor Ortega Aguilar

Tigres perdía 1-0 a siete minutos del final del encuentro, pero la combinación Espericueta-Zamora le dio frutos al Tuca y terminaron imponiéndose al San Isidro Metapán.
El Universitario registraba una raquítica entrada de 12 mil aficionados y cuando la silbatina, la desesperación, los reclamos y abucheos estaban en pleno apogeo, apareció la figura del zaguero central Alonso Zamora, quien convertido en el mejor delantero felino, guió a Tigres de la UANL a su primer triunfo en la Liga de Campeones de la Concacaf, superando 2-1 al salvadoreño Isidro Metapán.

A los 83 y 85 minutos de tiempo corrido, el jugador universitario en complicidad con Jonathan Esperecueta, dio la voltereta al partido que ganaba el Metapán por la mínima diferencia.

Tigres “B” machacó todo el juego ante un visitante que hizo un futbol simplón: defenderse con orden y fuerza en la marca, para contragolpear con pelotazos prolongados hacia un correlón pero efectivo ariete David Rugamas, anotador del 1-0 centroamericano al minuto cuatro.

Con el balón en su poder, después que ganó la espalda a la zaga universitaria, el delantero clareó a Enrique Palos con disparo suave al sector derecho del arco felino La afición felina, que generalmente tiene la memoria muy corta, se metió duro con el portero Enrique Palos a quien idolatraron en la con quista del título en el 2011.

La zaga fue superada en los balonazos y de no ser por una falla de Rugamas al minuto 19 y una salida atinada del cancerbero felino (minuto 65) ganando el mano a mano al ariete salvadoreño, se hablaría de otro marcador.

Después, esa misma afición de memoria muy corta, la agarró en contra del ecuatoriano Joffre Guerrón, a quien aclamaron bestialmente el sábado anterior.

Todo a raíz que falló la pena máxima al minuto 61, dejando escapar un probable empate transitorio.

Tiró con potencia al sector derecho del portero Henry Hernández, quien atajó y mandó el balón a tiro de esquina.

El futbol de Tigres se volvió errático, sin claridad, pero los ingresos de Jonathan Esperecueta y Jürgen Damm, dieron vitalidad ofensiva al equipo que en dos jugadas a balón parado dio el vuelco al juego con un espectacular cierre.

Joffre Guerrón fue objeto de una clara falta en los linderos del área del Isidro Metapán a los 82 minutos.

El cobro del “Espiri” fue directo con disparo al ángulo derecho y el balón llevaba etiqueta de gol, pero el arquero visitante atajó espectacularmente.

Para la mala fortuna de Henry Hernández, la esférica quedó a la deriva y en su intento de contra rematar, Guerrón vio frustrado su intento por un zaguero rival.

Pero solo, sin marca y con el famoso pase a la red, apareció Alonso Zamora quien convirtió el 1-1.

En ese remar contra la corriente, Tigres “B” sacó la casta y fue como una vez más el zaguero central Alonso Zamora apareció como el héroe de la noche.

Se jugaba el minuto 85 y en tiro de esquina por el sector derecho, “El Espiri” mandó el balón a primer poste y de una forma increíble, de bote pronto, Zamora pateó el balón con su pie derecho.

La esférica sacudió las redes del Metapán cuando la pelota rebasó la línea de gol, pasando entre el poste y el cuerpo de Milton Molina.

Fue entonces que se acabaron los abucheos, las silbatinas, los reclamos y la desesperación en esa hinchada de memoria muy corta.

Fue el 2-1 con el que Alonso Zamora se convertía en héroe felino y que originó el primer rugido de Tigres de la UANL en la Liga de Campeones de la Concacaf.

(Juangerson) #2

Tenemos un cofresito de oro en la cantera aunque este enpolvado 😂😯... ojala que les den maas chansa , aunque sea a cambio en los juegos, ahi esta tambien spirri...desperdiciandose,saludos