Bueno infantil 11 9 19

Nadia ya sabía que la vida no iba a ser fácil. Sus hermanas eran esbeltas y graciosas y toda la familia siempre andaba resaltando sus virtudes. Todo lo que hacían resultaba ser una maravilla ante los ojos de los mayores. ‘¡Qué bien toca el piano Clotilde!’. ‘¡Qué dibujos más extraordinarios pinta
cuentos-no-creen-ellos-mismos Margarita!’, era lo que se oía en casa.

Sin embargo, Nadia era gordita y tímida , tanto, que si la obligan a hablar acababa tartamudeando y entonces lo que se escuchaba era: ‘Esta niña no sabe ni hablar’. Pero lo peor no era ser diferente, era que nunca nadie le dijera que había hecho alguna cosa bien. ‘¿De verdad que no se hacer nada?’, se preguntaba constantemente la pequeña.

1 me gusta

Muy bonito… Siempre hace falta un halago.

Gracias