Brote en el Servicio Secreto confirma lo cerca que estuvo el coronavirus de la Casa Blanca