Boricuas los cuponeros numero 1 de USA

1.63 millones de personas en Puerto Rico reciben ayudas gubernamentales

, mientras 1.17 millones tiene empleo formal. Por tanto, la gente que produce se frustra, se enco%^&* porque tiene que coger el tapón y malos ratos en el trabajo a cambio de una mala paga con la que tienes que costear casa, carro, luz, agua, aumentos, colegio, cuido, teléfono, peajes y demás contribuciones para, alegadamente, mantener al chorro de vagonetas a quienes el carrito de compras se le ve súper lleno en comparación con el tuyo, que no se paga con la Tarjeta de la Familia.

La persona promedio que recibe todas las ayudas vive por debajo del nivel de pobreza y, si es honesta, está condenada a vivir para el resto de su vida así, porque de progresar pierde las ayudas.
Ahora, los datos demuestran que la mayor parte de las ayudas no son pagadas por tus contribuciones, sino que provienen de fondos federales. Veamos:

En Puerto Rico 1,339,849 personas reciben cupones de alimentos. Entre estas se reparten $1.95 billones. Esto es cuatro dólares al día para comida por cada recipiente. Todos de fondos federales. - 1,633,423 personas reciben Mi Salud. De los $2.2 billones que cuesta ese programa, la mayoría (1.11 billones) son fondos federales. - 127,894 personas residen en lugares de Vivienda Pública. El costo de este programa es de $395 millones, de los cuales $367 millones son fondos federales y $26.4 millones son pagados por residentes. - De viviendas bajo el “Plan 8” participan unas 11,941 familias y ese programa cuesta $62.2 millones. Todos son fondos federales. - Unas 197,046 embarazadas y niños participan del programa WIC. Estos son $241.4 millones, todos de fondos federales. - Del subsidio de teléfono se benefician 210,000 personas las cuales reciben un subsidio de $12.75, de esos $9.25 son por la FCC y $3.50 local. Nuevamente, la inmensa mayoría de los fondos son por disposición federal. - Las becas Pell las reciben unos 289,654 estudiantes entre universidades públicas, privadas y colegios universitarios. En el caso de la UPR, esos son 40,000 estudiantes que reciben la beca, $225 millones federales. - El subsidio de AEE lo reciben 250,309 participantes, a los cuales se les otorgan $36 millones legislados localmente. Si los promediamos, son $11 por factura. Igual con la AAA, que tiene 61,550 clientes que reciben subsidio. Esto es $4.5 millones al año, o equivalente a $6 por factura mensual. Los datos demuestran que, en su inmensa mayoría, no mantienes a los “vagonetas”. En todo caso es el contribuyente estadounidense quien les mantiene –si lo queremos ver así-. Pero nadie debe pensar que Estados Unidos “regala” estas ayudas porque son monjitas de la caridad. Lo que se hizo fue garantizar el margen mínimo de supervivencia con el cual la gente tiene comida, techo y necesidades básicas, pero cortas su potencial de desarrollo. En cuanto la persona intenta crecer, se le quita las ayudas haciéndole casi imposible autosostenerse a corto plazo y la sociedad de gratificación inmediata actual hace de esto un círculo vicioso penoso.

Con ello perpetúas la dependencia y controlas a la masa, la cual entonces le teme y depende del gobierno, y no el gobierno a la gente. Así logras que el pueblo no sienta la necesidad o no se atreva a sublevarse, ya que depende de ese mismo gobierno. Por eso es altamente improbable que Puerto Rico tenga una revolución como sí lo ves en otros lugares. Por eso los políticos aquí se atreven a hacer atrocidades, porque no temen consecuencias más allá de perder este cuatrienio pero ganar el otro.

Puerto Rico recibe en promedio $6.2 mil millones (billones) de fondos federales para “ayudas” De esos $6.2 mil millones que sí son de “ayudas” la inmensa mayoría son para los “cupones”, educación, vivienda y la campeona reforma de salud.

Para los cupones son $1.8 mil millones. En la tarjeta de salud son $1.1 mil millones más. Para vivienda y el programa Sección 8, $500 millones; en Educación $1.02 mil millones; en plan WIC, $241 millones; la Universidad de Puerto Rico (UPR) obtuvo $296 millones (incluyendo las becas Pell). En total estas becas, entre la universidad pública y las privadas, suman $180 millones. Esto quiere decir que la inmensa mayoría de nuestro país realmente depende de las “ayudas” federales, .

Trouble on Welfare Island

Overbearing government and the welfare state are hurting the United States’ poorest citizens

AS THE mayor of Aguadilla, on Puerto Rico’s north-west coast, Carlos Méndez is proud of his town. He likes to take visitors onto the balcony of the town hall and challenge them to spot a scrap of paper in the plaza. There are none; but here, and all around the centre of town, there are no busy people either. The shops and offices are shabby, with little going on in them. The buildings along the beautiful beachfront look run-down. A few men sit in the shade, and have apparently been planted there as long as the tree has.

Puerto Rico has been a United States territory for more than a century, and its people have been citizens since 1917. They do not vote in national elections or pay federal income taxes, but those are not the biggest differences between Puerto Rican residents and their fellow American citizens. The island is distinguished by its poverty and joblessness, which are far worse than in any of the 50 states. The territory’s economy, moreover, has fallen further behind the national one over the past three decades. Bad government—not just locally, but also federally—is largely to blame. Yet most Americans are oblivious to the Caribbean island’s problems.

The place did earn a rare and brief mention in some mainland newspapers earlier this month. Its government had hit a borrowing limit and partly shut down for a couple of weeks, putting 95,000 civil servants out of work. Then leaders in San Juan—the commonwealth’s capital—agreed on a budget deal that let the government borrow more and resume paying people. The drama ended, and life there reverted to its depressing former state.

image

image

y ya se estan mudando a Florida a dejar en bancarota a los cubanos que si trabajan