Beatriz de Majo: Pekín descarga su responsabilidad