Balto, el Husky que salvó una ciudad

Que un perro haya salvado a toda una ciudad solo se tiene noticia de uno: Balto, un Husky siberiano que en 1925 fue el héroe de Nome. Gracias a él y a sus compañeros la ciudad de Alaska pudo recibir una antitoxina que salvaría al pueblo de un brote de difteria. El recorrido que hicieron fue inhumano: 127 horas, casi 500 kilómetros y temperaturas siempre por debajo de 45º bajo cero. A Balto se le dedicó una estatua en Central Park y protagonizó una película de animación estrenada en 1995.

1 le gusta

que increible :open_mouth: