Apocalipsis el jinete del caballo blanco

Entoces ví los cielos abiertos

y he aquí un caballo

un caballo blanco

Y el que lo montaba se llamaba

fiel y verdadero

fiel, fiel y verdadero

con justicia juzga y pelea

con justicia

Sus ojos eran como

llamas de fuego

y había en su cabeza

muchas diademas

y tenía un nombre escrito

que ninguno conocía

sino el mismo

y tenía un nombre escrito

que ninguno conocía

sino el mismo

De su boca sale una espada

aguda para herir

con ella a las naciones

y el pisa el lagar

del vino de furor y de la ira

del Dios todopoderoso

del Dios todopoderoso

Y en su muslo y en su vestidura

tiene este nombre escrito

rey de reyes

y señor de señores