A LA IGLESIA HAY QUE LLEVAR LA BIBLIA Y LA CHEQUERA